484451155


Un nuevo estudio dio a conocer la verdad sobre el 11% de quienes publican buenas fotografías en Instagram, y con ellas hacen alardes sutiles… resulta que sus fotografías no son tan buenas como les gustaría que creyeras.


Esa es la cantidad de fotos con la etiqueta #NoFilter (sin filtro) en las que se descubrió que en realidad se había usado un filtro. Vaya. Sabes, lo único peor en Instagram que el uso vanaglorioso de #NoFilter para promocionar tus habilidades fotográficas tiene que ser mentir sobre haber usado un filtro para dar la impresión de que posees esas habilidades fotográficas.


Y por cierto, no hay que avergonzarse si usan un filtro, amigos. A menos que sea Toaster. No hay excusa para usar Toaster. The Truth About Filters (La verdad sobre los filtros) fue dada a conocer por la empresa de marketing de medios sociales Spreadfast, un socio de Facebook, propietario de Instagram.


Por medio de la interfaz de programación de aplicaciones del gigante de las redes sociales, recopilaron información sobre qué filtro -si es que hubo alguno- se utilizó en las fotos etiquetadas como #NoFilter.


Del 11% que resultaron ser fraudes de filtros, el filtro más usado fue Amaro (15%), seguido por Valencia (12%) y XPro II (10%), según Mashable. De esos tres, Valencia es definitivamente el más sutil, así que es fácil ver cómo algunas personas lo utilizarían para hacerte creer que se trata de una fotografía sin filtro.


Si tienes tus propias sospechas acerca de la foto supuestamente sin filtro de un amigo, puedes comprobarlo por ti mismo en el blog FilterFakers.com. Solo copia el URL de la supuesta foto engañosa y pégala en su Faker Catcher. Y… bueno… esperemos que nadie haga lo mismo con una de tus fotos.