nev


El doctor Sergio Sarita Valdez, subsecretario de Salud Pública, denunció ayer que cuando los cadáveres son llevados a las morgues de los hospitales se acumulan y se pudren porque no existen las suficientes neveras de enfriamiento o las que hay no funcionan.


Advirtió que esa situación se constituye en un alto peligro que podría degenerar en virus como el causante de la fiebre hemorrágica viral del ébola, una enfermedad infecciosa, altamente contagiosa y muy severa que afecta tanto a animales como a seres humanos y tiene una tasa de mortalidad de un 90%.


El experto reiteró su planteamiento de la construcción de un centro de patología forense donde se pudieran albergar todos los muertos, hasta que se le haga la autopsia y se le entregue a los familiares.