ascensor


El error fue tan descomunal que pudo haberse llevado por delante los 82 años de Filomeno. En cuestión de segundos el anciano pasó de estar en tierra firme a verse en el fondo de un foso, el del hueco del ascensor de su escalera.


Abrió la puerta del elevador y por instinto puso el pie en el interior pero el operario que lo había arreglado horas antes se había olvidado de restablecer la plataforma, con lo que Filomeno se precipitó al vacío sin poder reaccionar.


El golpe fue tremendo y acabó con un hombro roto, entre otras lesiones. Además, pasó totalmente impedido dos de los tres meses que necesitó para recuperarse de la caída y del susto.


Por este descuido, la Fiscalía de Alicante pide ahora cinco meses de prisión para el técnico y una indemnización de 12.000 euros para la víctima. Le acusa de un delito de lesiones por imprudencia grave y le reprende por su falta de diligencia. Sucedió en Alicante hace un año.


Cronología de los hechos


El día 9 de abril de 2013, la empresa de mantenimiento del ascensor se desplazó hasta un céntrico edificio de la capital. Era una revisión rutinaria que, en principio, no revestía mayor dificultad. El ascensor no había sufrido ninguna avería. Tras realizar las comprobaciones, llegó el fatal descuido que pudo acabar en desgracia.


El operario, según el escrito de calficación provisional del Ministerio Público al que ha tenido acceso este periódico, se dejó la puerta del ascensor abierta «sin haberlo restaurado a la normalidad». Se fue y después llegó Filomeno, que quería subir a su casa pero en lugar de en su piso acabó en el foso porque la plataforma del elevador no estaba en su sitio.


Lesiones por el accidente


El anciano se rompió el hombro izquierdo y sufrió varias contusiones, tal como refleja la calificación. Después, vino lo peor: la rehabilitación, una verdadera tortura para un hombre de su edad. Precisó reposo y tratamiento ortopédico y así estuvo tres meses, dos de ellos totalmente impedido. El golpe fue tal que Filomeno tiene secuelas. Tiene limitada la movilidad del hombro que se fracturó.


Además, el accidente también afectó a su bolsillo ya que, señala la Fiscalía Provincial de Alicante, los gastos de asistencia médica que recibió ascienden a 600 euros.


Tras recuperarse, el anciano denunció los hechos y ahora el Ministerio Fiscal ha emitido su calificación; que es severa. En su escrito, además de detallar secuencialmente lo que sucedió aquella mañana de abril de 2013, también reprende al operario que provocó el accidente.


A su juicio, el acusado desempeñó sus funciones como técnico, dice, «con manifiesto descuido y olvido de la más elemental diligencia». Por eso, le pide cinco meses de prisión con inhabilitación especial del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena. Además, solicita que pague las costas del proceso judicial.


Después, pasa al terreno económico. Pide que el acusado y la compañía aseguradora «conjunta y solidariamente», y la empresa de ascensores donde trabaja el técnico, indemnicen a Filomeno con 5.460 euros por las lesiones que sufrió el anciano tras precipitarse al vacío por el olvido del operario. Por las secuelas que sufre y los 600 euros que desembolsó para tratar sus heridas, solicita 6.534,8 euros.