ede




La Suprema rechazó el recurso de casación sometido por EdeEste en contra de una sentencia que le ordena pagar dos millones de pesos a un hombre despedido por tener VIH-SIDA.


 Durante una audiencia pública realizada el pasado 18 de junio, la Tercera Sala de lo Laboral, Tierras, Contencioso Administrativo y Contencioso Tributario de la Suprema Corte de Justicia.


No acogió el recurso sometido por la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (EdeEste) a la sentencia dictada por la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de San Pedro de Macorís el 20 de agosto del 2013.


De acuerdo a la decisión del tribunal de San Pedro, el pago de los dos millones es una forma de reparar “los daños morales y prejuicios materiales causados como consecuencia del desahucio ejercido en contra del demandante”.


Según esta, hubo los elementos que demostraron que la empresa desahució al empleado por su condición de salud, constituyendo esto un acto de discriminación.