sark


El expresidente francés Nicolás Sarkozy ha acudido en la madrugada del martes a la sede de la brigada anticorrupción de la Policía judicial, donde permanece detenido para declarar en el marco de un caso de tráfico de influencias.


El exjefe del Estado (entre 2007 y 2012) ha llegado a primera hora del martes en un coche negro con las cristales tintados a la sede de la dirección central de la Policía judicial en Nanterre, París.


Los agentes, según indican los medios franceses, le han colocado en régimen de garde à vue, una medida inédita hasta ahora para un antiguo mandatario, y según la cual está bajo la jurisdicción de la Policía judicial y con asistencia letrada, lo que permite interrogarle hasta 48 horas en caso de que sea necesario.
Obtención de información reservada


La toma de declaración tiene lugar en el marco de una investigación judicial iniciada el 26 de febrero, en la que se investiga si Sarkozy creó una red de informantes para obtener información reservada acerca de la investigación iniciada contra él por la presunta financiación ilegal.


Con dinero libio, de su campaña electoral de 2007. Dicha red salió a la luz a raiz de las escuchas telefónicas al expresidente.


Dentro de esta trama, se sospecha que Sarkoz prometió a un juez un cargo de prestigio a cambio de su información. Este lunes, la Policía puso bajo custodia al abogado de Sarkozy, Thierry Herzog, y a los magistrados Gilbert Azibert y Patrick Sassoust, por el mismo caso.


Preguntada por el caso, el portavoz del Gobierno francés, Stephane Le Foll ha declarado en iTele que Sarkozy está “sometido a la Justicia, como todo el mundo”.