mr


SANTIAGO.- El joven Ángel Rafael Almánzar impactado de ocho tiros por supuestos sicarios con uniformes de policías, murió tras haber permanecido por varios días en estado crítico en el hospital regional universitario José María Cabral y Báez, de esta ciudad.


En un informe de la local Policía Nacional se indica que, la víctima recibió ocho disparos que le hicieron individuos vestidos de policías que, lo sacaron de su casa ubicada en el barrio Sal si Puede de la ciudad de Moca (Espaillat).


Según la institución del orden ciudadano, Ángel Rafael Almánzar, de 29 años, habría sido conducido a la fuerza por varios hombres vestidos de policías, quienes les dispararon momentos en que intentó bajarse del vehículo donde lo transportaban.


Mientras que la madre del hoy occiso, Elizabeth Cabrera, dijo que su hijo permaneció desde el pasado martes 15 de julio en el hospital José María Cabral y Báez y, antes de morir acusó a un hombre solo identificado como Franklin “El Mocanito” de haber ordenado su muerte celoso por una mujer con quien ambos sostenían una relación.


La señora rogó que, “lo único que quiero es que la muerte de mi hijo no quede impune y que el tal mocanito sea apresado y pague por ese crimen que el cometió”.