Al menos 12 personas han muerto y más de 100 han resultado heridas, 50 de ellas en estado grave, al descarrilar tres vagones de un tren del metro Moscú, el principal medio de transporte de la capital rusa, según el Departamento de Salud de la ciudad. Otras fuentes sitúan la cifra de mueertos en torno a 16.


La evacuación de las estaciones se ha completado pasadas las 07.00 horas GMT de este martes, por lo que se cree que puede haber más heridos atrapados.


El accidente, cuya causas se desconocen, se produjo en el tramo entre las estaciones “Slavianski Bulvar” y “Park Pobedy”, en el este de la ciudad.


Una veintena de ambulancias llegaron hasta la estación “Slavianski Bulvar”, más cercana al lugar donde se produjo el descarrilamiento.


“Uno de los vagones en los que estaban cerca de veinte personas quedó seriamente dañado”, dijo una fuente policial citada por RIA-Nóvosti.


Según Emergencia, el accidente se produjo por una brusca caída de la tensión eléctrica, que provocó un error en el sistema de señalización y la brusca detención del tren.


Las autoridades organizaron su servicio de autobuses para transportar a los pasajeros entre las estaciones afectadas por el accidente.


“Un trágico suceso ha ocurrido en el metro”, declaró el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, citado por las agencias rusas, antes de presentar sus condolencias a las familias de las víctimas.


Este accidente es el más grave que ha ocurrido en el metro de Moscú en los dos últimos años: el 5 de junio de 2012 un incendio entre las céntricas estaciones “Biblioteka Lenina” y “Ojotnyi Riad” obligó a evacuar a más de 4.500 pasajeros.