bom


SANTO DOMINGO. El incendio en una nave industrial en La Vega obligó la movilización de los bomberos de Villa González, municipio ubicado en Santiago de los Caballeros, así como de otros pueblos aledaños.


El coronel Heriberto Núñez, que acudió al llamado desde del municipio Villa González, confiesa que en el trayecto, iba rogando a Dios para que la gasolina del camión cisterna que manejaba, le alcanzara para llegar al lugar de la emergencia.


Núñez quien, además, es secretario general de la Unión Nacional de Bomberos (Unabom), afirma que salvo los del Gran Santo Domingo, los demás cuerpos de bomberos del país se están “cayendo a pedazos”, con equipos obsoletos, donde los hay.


“Los bomberos de República Dominicana viven de la dádiva, de lo que pueda dar un empresario, y no puede ser así, la seguridad de un pueblo no puede depender de lo que usted quiera dar”, enfatiza.


En estas condiciones, sostiene, los bomberos dominicanos no tienen capacidad para atender una emergencia de gran magnitud, como por ejemplo, la caída de un avión o la explosión de almacén de combustible.


Por ley, los cuerpos de bomberos dependen económicamente de los ayuntamientos, pero éstos -con excepción de algunos municipios- sólo aportan una pírrica suma que no les permite sostenerse.


“Los bomberos no tenemos salarios, seguridad social, no tenemos alimentación…, y para comer hay que depender de una libra de arroz que le dé un comerciante…”, se queja Núñez.


El vocero de los bomberos resalta que la solución al problema que les afecta es política. Explica que para que los 176 cuerpos de bomberos que hay en el país, den respuestas satisfactorias, se necesita que el Gobierno los incluya en el presupuesto nacional.


En una evaluación, hecha por Unabom, se indica que requiere de un presupuesto de RD$2,500 millones al año, para su sostenimiento efectivo.


Según considera, el sistema de emergencias 9-1-1 tampoco resuelve el problema. “Lo que resuelve la situación de los bomberos es una ley que ponga en evidencia la fuente de recursos para su sostenimiento”, concluye.