reme


Dos preguntas de entrada: ¿La migración desde América Latina y el Caribe hacia Estados Unidos es una cuestión de hombres? ¿Tienen algún peso significativo las mujeres en el envío de remesas o, por el contrario, son los hombres los responsables del mayor volumen de remesas provenientes de esa nación?


A pesar de que, según la percepción de algunos estudiosos, la respuesta debería ser afirmativa, el análisis del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA) de junio del presente año parece dar una respuesta distinta en el caso dominicano a estas preguntas: la migración a Estados Unidos tiene rostro femenino, las remesas son también cosas de mujeres y sí, los hombres todavía continúan haciendo el mayor aporte.


Según se indica en el reporte “La migración latinoamericana de género femenino a EE.UU. y las remesas”, de Jesús A. Cervantes González, América Latina y el Caribe (ALC) recibió, como región, un estimado de US$60,000 millones en remesas provenientes de EE.UU. de los cuales, según el estudio, el 32.4% fue enviada por mujeres.


República Dominicana se ubica por encima de ese porcentaje. Según los cálculos del CEMLA, el país recibió en 2012 US$2,732 millones en remesas de EE.UU., de los cuales US$1,189 millones fueron enviados por las mujeres y US$1,543 millones por los hombres. Es decir, el 43.5% de las remesas recibidas tiene un sello femeninoÖ y esta tendencia crece.


De entrada, se establece que para 2010, el 67.4% de la emigración internacional desde América Latina y el Caribe se dirigió a EE.UU. De los 20 países de mayor flujo migratorio hacia EE.UU., 10 son de ALC: México, El Salvador, Cuba, RD, Jamaica, Colombia, Guatemala, Haití, Honduras y Perú.


República Dominicana, según cifras de 2012 de la Oficina del Censo de EE.UU., ocupa el noveno lugar entre estas 20 naciones de mayor migración femenina y el cuarto lugar si se toma en cuenta sólo los países de ALC. El 56% de la inmigración dominicana en EE.UU. es de sexo femenino, colocando al país por encima del porcentaje total, así como del porcentaje de México, Centroamérica y Sudamérica.


Indicadores sociales


Según el estudio del CEMLA, el 78.6% de la población inmigrante total de género femenino en EE.UU. estaba en edad laboral (un rango entre 18 y 64 años). Este porcentaje se incrementa a 82.6% cuando se trata de la población proveniente de ALC. Para República Dominicana este porcentaje alcanza el 84.9% de las mujeres.


Sin embargo, los indicadores de escolaridad de los inmigrantes de ALC son inferiores a los provenientes de otras regiones, teniendo mucho peso los inmigrantes que proceden de México y Centroamérica.


Mientras las nativas norteamericanas exhiben un indicador de un 29.4% con licenciatura o más, en el caso de ALC alcanza el 13% (aunque el Caribe desagregado alcanza el 20%, bastante mejor que México, (que apenas tiene un 6.2%) o Centroamérica (que apenas tiene un 7.2%).


Cabe decir, como elemento de diferenciación de género, que el 12.4% de las mujeres inmigrantes provenientes de ALC en EEUU asistían a la escuela en el 2012, mientras lo hacía un 11.1% de los hombres, independientemente de si trabajaban o no. Para RD, el 13.8% de las mujeres estudia (superando la media latinoamericana) y el 6.7% busca una licenciatura o posgrado.


Otro indicador que contribuye a la estabilidad laboral y a la seguridad social es el relativo a la ciudadanía. Para ALC, el 37.9% de las inmigrantes tenía ciudadanía en el 2012, mientras que sólo el 31.6% de los hombres. De 21 países de ALC, Argentina y Haití son la excepción a esta tendencia. Para RD, en específico, el 52.7% de las mujeres son ciudadanas, mientras que lo es el 45.9% de los hombres.


Lo laboral y los ingresos


En lo laboral, sin embargo, las notas dominicanas no son tan altas. Las dominicanas exhibieron un 61.6% de tasa de participación en la fuerza de trabajo (mujeres de 16 años o más), pero la tasa de desempleo se ubicó en 13.8% la más alta de la región, junto con Guyana.


En cuanto a las mujeres con ocupación a tiempo completo, el estudio del CEMLA establece diferencias significativas entre países. De las mujeres dominicanas ocupadas, el 64.3% tenía ocupación de tiempo completo.


Además, según el estudio, las mujeres inmigrantes provenientes de ALC obtienen los menores ingresos anuales en ocupaciones de tiempo completo con relación a otras regiones de origen, teniendo mucho peso en este comportamiento como región la inmigración mexicana y centroamericana. El total de ingresos por ocupación a tiempo completo superó US$102,000 millones.


Para el caso dominicano, esto representó US$5,381 millones, para un ingreso anual promedio de US$31,063 por mujer trabajadora a tiempo completo. Si a esto se suman los ingresos por ocupaciones a tiempo parcial, lo percibido por las mujeres alcanza un total de US$6,876 millones, mientras que lo percibido por los hombres alcanzó 8,919 millones de dólares para el 2012 (para un total de US$15,795 millones).


En estas circunstancias, el esfuerzo que hacen las dominicanas por colocar parte de sus ingresos en el país vía las remesas es un esfuerzo que debe ser reconocido.