Nadie sabe a ciencia cierta por qué viste de negro y camina en silencio por las calles del sureste de Estados Unidos, sin mirar a los transeúntes que se intrigan con su peculiar indumentaria.


Los medios de prensa y la Policía local la han bautizado como la “Mujer de Negro” y su figura ya es un símbolo en las redes sociales, donde los internautas han creado una página de Facebook en la que publican fotos de ella durante sus caminatas.


La mujer ya ha recorrido unas 500 millas con su bolso negro a cuestas, apoyada en una rama que le sirve de bastón. Imágenes documentadas en Facebook trazan su ruta desde Ranger, en Georgia, hasta Athens, en Ohio.


Su aspecto de misionera le gana afectos y despierta compasión: “Se te encuentras con esta mujer, por favor ofrécele algo de comer y beber; sé hospitalario, sé amable”, dice uno de los tantos post en la red social, en la que ya tiene miles de seguidores.


Pero, ¿quién es en realidad? Algunos dicen que predica, otros que busca la paz y varios más aseguran que tiene una enfermedad mental.


Las autoridades, sin embargo, la identificaron como Elizabeth Poles, una veterana del ejército de EEUU de 56 años, madre de dos hijos, residente en Potts, Alabama.


Su hermano, Raymond Poles, explicó a Reuters que la mujer recibió tratamiento en un hospital psiquiátrico por la muerte de su esposo, en el 2008, y la de su padre, el 2009.


Pero aunque su enfermedad pudiera explicarlo todo, el misterio sobre el por qué esta mujer camina largos trayectos sin dirigir la palabra a nadie que se le atraviese sigue latente.