imagesDesde Estados Unidos han salido productos gastronómicos industrializados que le han dado la vuelta al mundo. Sus singulares sabores les han permitido mantenerse, por décadas, en los principales mercados internacionales.


A continuación le mostramos cuatro de los más emblemáticos. La herencia de los “corn flakes”, se remonta al siglo XIX, cuando un grupo de adventistas comenzó a desarrollar un nuevo alimento que llenara los estándares de su estricta dieta vegetariana.


Aunque sus orígenes no son plenamente estadounidenses, se le debe a ellos la invención de la máquina para preparar ese singular aperitivo.

En 1885, Charles Cretors, de Chicago, patentó la máquina comercial para fabricar palomitas de maíz. La costumbre de comer palomitas en los cines se puso de moda en Estados Unidos en el año 1912.


El método original empleado para elaborar palomitas de maíz era sujetar y sacudir una cesta de alambre llena de granos de maíz crudos sobre una llama o fuego.


El resultado era un aperitivo caliente, seco, desigualmente cocinado y a menudo quemado. Algunos nombres que recibe: palomitas de maíz, alborotos, millo, rositas de maíz, gallitos, poporopos, poporochos, pochoclos, pururú, pop, canchita, perlita, canguil, pororó, cotufas, crispetas, maíz pira, chivitas, entre otros.


La Coca Cola, famosa por ser una de las bebidas más consumidas a nivel mundial, superando las 1.5 millones de botellas al día en todo el mundo, en sus inicios era vendida en farmacias como tónico para el dolor de cabeza.


Fue inventada hace 128 años por John Pemberton en la farmacia Jacobs de la ciudad de Atlanta, Georgia. Él buscaba crear un remedio que aliviara el dolor y las náuseas.