croata desnudo


La pregunta no es nueva, y durante muchos años incluso ha llegado a generar cierta polémica entre jugadores, entrenadores y opinión pública. Nos referimos a si el mantener relaciones sexuales durante las competiciones deportivas es beneficioso o perjudicial.


Sin que se trate de ningún tipo de estudio oficial, lo que sí se puede constatar en el mundial de Brasil 2014 es que todos los países que prohibieron a sus jugadores mantener relaciones sexuales han sido ya eliminados de la competición, mientras que los que han mantenido una postura más liberal al respecto siguen luchando por conseguir el título.


Como ejemplo, tanto Alemania como Holanda han permitido a sus jugadores que sus esposas y novias se alojasen en los mismos hoteles que los componentes de sus respectivas selecciones. Ambas continúan en el Mundial.


No han sido tan permisivas respecto a la presencia de sus parejas las selecciones de Francia, Brasil y Costa Rica, que aún así, no tienen ningún tipo de imposición especial sobre las relaciones sexuales durante la competición. Y ahí están todas ellas.


Las caras menos felices son las de los jugadores de selecciones como la nuestra, la de España, que junto a Rusia, Bosnia-Herzegovina, Chile y México, alejados de sus seres queridos, han tenido que regresar a sus respectivos países por no tener victorias suficientes como para seguir en el Mundial. En todos estos casos los jugadores no tenían permitidas las relaciones íntimas durante la competición.


El diario Mail Online ha recopilado de qué forma actúa cada una de las elecciones, y además recoge lo que piensan sobre el tema los técnicos respectivos. Así, el entrenador de la selección de Brasil, Luiz Felipe Scolari, afirma que sus jugadores pueden tener relaciones sexuales de forma normal, ya que «por lo general, el sexo normal, se realiza de forma equilibrada.


El entrenador de la selección de Costa Rica, Jorge Luis Pinto, se ha mostrado feliz con la idea de que sus jugadores «puedan tener una vida sexual activa, mientras ganen después en el terreno de juego.