rev


Santo Domingo – Un hombre de 78 años mató a balazos a su madre de 93 que rehusaba comer, hirió a su concubina de 62 y luego se suicidó de un disparo a la cabeza, en un hecho violento ocurrido en el sector Villa Francisca, en Santo Domingo.
La Policía Nacional identificó a los fallecidos como María Julia Suárez y su hijo Rafael Santos Suárez (Felo) y a la herida como Heroidris Santana Ledesma, quien recibe atenciones médicas en el Hospital Luis Eduardo Aybar.


Las autoridades indicaron que los datos recolectados en la escena de la tragedia, así como el testimonio de la herida Santana Ledesma indican que “el señor Santos Suárez mató a su señora madre, hirió y dejó por muerta a su concubina, y posteriormente se suicidó con un revólver que habría sido robado del lugar”.


Indicó que la mujer herida narró a los investigadores que “todo inició en momentos en que Santos Suárez dada de cenar  a su madre, quien en reiteradas ocasiones le manifestaba que no tenía hambre”. “De acuerdo a su relato, el señor Santos Suárez se molestó y se dirigió a su habitación donde buscó un revólver que tenía guardado y le disparó a ella, a su madre y luego se suicidó”, añadió.


La Policía profundiza las investigaciones “para determinar las reales circunstancias en que se produjeron los hechos y localizar el arma de fuego que habría sido sustraída de la escena”. La tragedia ocurrió el domingo en un apartamento de un edificio.


Los vecinos de las víctimas tuvieron que romper la puerta principal del apartamento para penetrar, dijo la Policía. Indicó que la señora herida asegura que Santos Suárez la dio por muerta antes de suicidarse.


La anciana murió a consecuencia de herida de bala en clavícula derecha con salida por la región dorsal derecha. Mientras que Santos Suárez presenta herida de bala en la cabeza, dijo la Policía.


Santana Ledesma presenta impactos de bala en el abdomen sin salida y en la región clavicular. “Una vecina del referido apartamento narró a los investigadores que alrededor de las 10:40 de la noche escuchó varias detonaciones, por lo que bajó del edificio, a la calle Licey, en busca de su hijo”.


La testigo miró hacia arriba y observó en el balcón a Santana Ledesma pidiendo auxilio, con las manos puestas en la su cara, dijo la Policía. Al percatarse de la situación subió al referido apartamento, pero no pudo entrar, razón por la que solicitó la ayuda de otros vecinos del lugar, quienes procedieron a romper la puerta.