ho


Un chofer del transporte público de pasajero, quien lleva cerca de un año postrado en cama a consecuencia de una batería que adquirió en su vivienda y le produjo dos enorme llagas en ambos glúteos, denunció este jueves que ha sido llevado por sus vecinos a varios hospitales y se niegan a internarlo porque carece del seguro médico.


Francisco Familia García, de 62 años, quien reside en una humilde vivienda ubicada en la calle Los Leonado, número 7, del sector La Paz, en el muniicpio Los Alcarrizos, es asistido en su grave situación por su madre María Candelaria García Rosario, de 83 años, y varios religiosos del sector.


Postrado en una cama, Familia García dijo que permaneció ingresado en el Hospital Luis E. Aybar (Morgan) 40 días y que sin experimentar ninguna mejoría fue dado de alta y enviado a su casa por la dirección del centro en un taxi.


Cuenta, que en el hospital argumentaron que no podían continuar dándole tratamiento médico porque no tenía del Seguro Nacional de Salud (Senasa) para atenderlo.


Familia García precisó que hace una semana  su estado de salud empeoró y fue llevado de emergencia por sus vecinos al hospital Vinicio Calventi, donde le realizaron algunos estudios y  le diagnosticaron varias baterías que tiene alojada en los glúteos donde le fueron extraídos algunos gusanos.


Manifestó que en el hospital Vinicio Calventi permaneció una semana y  las atenciones médicas fueron excelentes, pero que también fue dado de alta porque debía tener seguro Senasa.


El hombre apela a la sensibilidad humana del Ministro de Salud Pública, Freddy Hidalgo, para que lo ayude a ser ingresado en cualquier centro de salud, debido a que su estado continúa empeorándose y teme fallecer.


Piden para curarlo


Para aplicarle la cura que necesita a diario, un joven solo conocido como Carlitin sale todos los días a pedir gasas, pañales desechables, guantes, alcohol, y otros medicamentos. Para cualquier ayuda pueden comunicarse al 829-960-5714.