Kilos


La policía portuguesa se incautó de 237 kilos de cocaína escondida en cajas de bananas procedentes de Colombia que, según los medios de comunicación, habrían terminado en los estantes de varios supermercados portugueses por error, ya que su destino inicial era España.


“La policía judicial detectó y se incautó de 198 paquetes que contenían un total de 237 kilos de cocaína, escondidos en las cajas de bananas” que se distribuyeron en varios supermercados del norte del país, indicaron las fuerzas del orden en un comunicado.


Según el Diario de Noticias, un cliente de un supermercado de Valença (noroeste) dio la alerta.


La policía habría determinado posteriormente que el destino inicial de la droga era España, pero que un error en la distribución de la fruta hizo que terminara en Portugal, precisó el rotativo.