Google


Google ha recibido ya 70.000 peticiones de internautas para retirar enlaces que les afectan en aplicación del derecho al olvido reconocido por el Tribunal Europeo.


El 30 de mayo publicó un formulario para que los usuarios europeos pudieran solicitar la eliminación de los resultados del buscador ligados a sus nombres. Según anunció entonces Goggle, cada petición sería analizada de forma individual.


El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó a mediados de mayo que buscadores de Internet como Google deben retirar los enlaces a informaciones publicadas en el pasado si se comprueba que son lesivas para alguna persona o son irrelevantes.


El fallo dio respuesta a una demanda del abogado español Mario Costeja, que exigía al buscador que retirara una información publicada en 1998 y que le vinculaba a un embargo por deudas con la Seguridad Social ya solucionado. La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) también reclamó durante años al buscador que ofreciera mecanismos que garanticen la vida privada de los ciudadanos.


“La sentencia obliga a Google a hacer juicios difíciles sobre el derecho del individuo a ser olvidado y el derecho público a saber”, según aclara el gigante de Internet.


El buscador cuenta con un un comité de expertos para clarificar en qué casos se considera aplicable el dictamen y decidió diseñar el formulario para las peticiones de borrado de datos personales. En un solo día recibió 12.000 solicitudes y en poco más de un mes acumula 70.000.


La británica BBC ha sido la primera en encontrarse con un aviso de Google, un post de 2007 sobre un antiguo jefe de inversiones de Merrill Lynch. Robert Peston, autor de la pieza, muestra su malestar y considera que la la sentencia obliga a Google a borrar datos “insuficientes, irrelevantes o que no son relevantes” cuando un particular lo solicite.


El periodista argumenta que el artículo sobre Stan O’Neal, exdirector de la firma de inversión, mantiene interés y no merece desaparecer: “Un financiero de alto nivel, que sigue en el espectro público y que ha tenido un papel relevante en una de las peores crisis financieras que se recuerdan tiene que aparecer en los resultados”. En su opinión esta medida servirá acotar la libertad de expresión.