Avion


El avión de Air Algerie que se estrelló en Mali la semana pasada perdió rápidamente altitud desde los 10.000 metros de altura en apenas unos minutos después de haberse adentrado en una zona de tormenta, según ha explicado un alto oficial implicado en la investigación oficial.


Fuentes oficiales francesas aseguraron que creen que el mal tiempo fue la causa del accidente en el que perdieron la vida los 118 pasajeros del MD-83 que se estrelló en las cercanías de la aldea maliense de Gossi, cerca de la frontera con Burkina Faso, aunque todavía no ha sido definitivamente descartada ninguna hipótesis. Las dos cajas negras ya se encuentran en Francia para su análisis. Se espera que los datos que contienen se conozcan en las próximas semanas.


Los pilotos de la aeronave, de nacionalidad española, habían pedido permiso para alterar su ruta al poco de despegar de Uagadugú, la capital de Burkina Faso, debido a las malas condiciones climatológicas.


El general Gilbert Diendere, jefe de la célula de crisis creada por las autoridades de Burkina Faso, explicó que los datos del rádar revelan que el avión intentó desviarse de su ruta rodeando la tempestad en curso, pero después retomó su rumbo inicial, en pleno centro de la tormenta.


«Quizá el piloto pensó que había evitado completamente la tormenta y entonces quiso regresar a su ruta original», ha dicho Diendere, que añadió que el accidente tuvo lugar mientras el MD-83 ejecutaba esta maniobra.


Al parecer, el último contacto con el avión fue cuando este se encontraba a 10.000 metros de altura a las 01.47 GMT y varios testigos dijeron haber presenciado su impacto contra el suelo a las 01.50., lo que significa que se desplomó hasta chocar en tierra en apenas tres minutos.