desaparecida en 1968


Cuarenta y seis años después de la desaparición y asesinato de una adolescente de Filadelfia, la familia de la chica recibió sus restos cremados el lunes y pidió la ayuda de la población para atrapar al asesino.


Un mes después de que su cadáver fuera identificado por una prueba de ADN, la familia de Sandra Ann Stiver recibió sus restos en una conferencia de prensa en la oficina forense del condado de Berks, cerca de Reading.


“Estamos tristes, acongojados y molestos”, dijo la hermana de Sandy, Hazel DeMoss, de Richfield, Ohio. “Queremos saber quién lo hizo”.


Sandy Stiver, de 14 años, y su cuñada Martha Stiver, de 17, desaparecieron en 1968 tras escaparse de su casa en Filadelfia. Hazel DeMoss dijo que ambas adolescentes eran “parranderas”, pero la familia no sabe por qué quisieron irse un día de verano.


El cadáver de Sandy apareció en agosto de 1968, según las autoridades casi una semana después de que le dispararan varias veces con un arma calibre .22.


Los restos de Martha fueron recuperados el siguiente año en abril, a unos 8 kilómetros (5 millas) en el Parque French Creek en Elverson. Su causa de muerte no pudo ser determinada, pero según las autoridades también fue un homicidio.


Ninguna de las víctimas pudo ser identificada y no se encontró relación con las chicas perdidas de Filadelfia. Las adolescentes fueron enterradas en tumbas contiguas en una fosa común a unos 96 kilómetros (60 millas) al noroeste de Filadelfia.


La familia se mudó a Ohio, pero nunca dejó de buscar y preguntarse dónde quedaron las chicas.“Siempre estábamos viendo a la gente en la calle preguntándonos si quizás es ella”, dijo Tom Stiver, hermano de Sandy y esposo de Martha.


Décadas después Hazel DeMoss encontró información sobre dos víctimas de homicidio no identificadas en el sitio de internet de Doe Network, un grupo de detectives amateur que busca identificar cadáveres, y sospecharon que podrían tratarse de sus familiares.


Las autoridades usaron un viejo mapa de cementerio y un radar para examinar el terreno en busca de los cadáveres. Los exhumaron a finales del año pasado y fueron enviados al Centro de Identificación de Restos Humanos de la Universidad del Norte de Texas.


La madre mayor de Sandy, Elizabeth Stiver, trató de controlar sus lágrimas cuando el forense del Condado de Berks le dio una caja de metal con las cenizas de su hija. Los restos de Marta Stiver serán enviados a su familia por aparte.


“Si hay alguien con información sobre 1968, cuando ocurrieron estos asesinatos… por favor, es momento de ser conscientes y el tiempo de hablar”, dijo Hess el lunes. La policía estatal dijo que está investigando pistas.