100


AEROPUERTO LAS AMERICAS.- Unos 65 haitianos detiene mensualmente en promedio la Armada Dominicana tratando de viajar clandestinamente a Puerto Rico desde República Dominicana, donde un gran porcentaje de ellos son conquistados por compatriotas suyos y criollos que les cobran entre 2000 y 2,500 dólares.


Suman 392 los haitianos arrestados en los primeros seis meses del presente año tratando de irse a Puerto Rico en embarcaciones, partiendo desde diversos puntos de la zona Este del país, viajes frustrados por la Dirección de Inteligencia Naval M-2 de la Armada Dominicana.


Ayer en la madrugada fue interceptada una embarcación en la zona de Bayahibe, La Romana, cuando iba a salir con un grupo de 27 haitianos a bordo, los cuales fueron entregados en la mañana de este miércoles a las autoridades de Migración para su inmediata repatriación, según los informes.


Estos extranjeros, según narraron a los oficiales de Inteligencia Naval, fueron conquistados por compatriotas suyos y dominicanos que se desplazan por diferentes puntos del país, ofertando viajes a Puerto Rico en yolas, lanchas y yates, mediante el pago de sumas en dólares y pesos.


Algunos estaban trabajando en construcciones en la zona Este, mientras que otros admitieron que llegaron al país a través de la frontera, con el único objetivo de viajar a Puerto Rico desde República Dominicana.


Se reveló que la mayoría de los traficantes de haitianos, cubanos y dominicanos, alquilan las embarcaciones luego de recibir las diferentes sumas de dólares y pesos dominicanos.


Además de los 392 haitianos detenidos en los primeros seis meses de este año tratando de viajar ilegalmente a Puerto Rico, la Armada Dominicana ha arrestado en el mismo periodo a 59 cubanos y 176 dominicanos, incluyendo más de 30 mujeres.


Asimismo, informó que han decomisado 90 embarcaciones y sometido a la justicia a 55 traficantes de ilegales, muchos de los cuales guardan prisión, según los datos ofrecidos a este medio por el vocero de la institución, el capitán de navío Juan Isidro Sandoval García.