Los rescatistas trabajaban el jueves bajo la lluvia y el lodo en un rincón remoto en el oeste de la India donde al menos 30 personas murieron y más de cien estaban desparecidas después que un alud arrasó un pueblo entero.


Más de 24 horas después del deslizamiento de tierra del miércoles, las autoridades dijeron que la posibilidad de supervivencia era escasa para quienes quedaron atrapados debajo de una montaña de lodo en Malín, un pueblo de unos 700 habitantes en el distrito de Pune, estado de Maharashtra.


Suresh Jadhav, un funcionario distrital, dijo que unas 40 casas fueron arrasadas.


Dos días de lluvias torrenciales desencadenaron el alud, que siguió sacudiendo la tierra mientras los rescatistas extraían cadáveres en sábanas blancas humedecidas a la espera de las ambulancias, mientras los familiares de las víctimas presenciaban conmovidos la escena. Las comunicaciones precarias, los caminos peligrosos y los escombros demoraron la tarea de rescate durante varias horas el miércoles.


El desastre se conoció recién después que un conductor de autobús pasó por el lugar y vio que el pueblo había desaparecido cubierto por masas de lodo y tierra.


“El chofer regresó a una ciudad cercana y alertó a las autoridades”, dijo Jadhav. “Toda la montaña se precipitó”.


Hasta ahora se habían rescatado treinta cadáveres y ocho personas fueron rescatadas vivas de entre los escombros, dijo el funcionario de socorro Sachin Tamboli.


Suresh Dhonde, que trabajaba en otro pueblo cuando se precipitó el alud, dijo que solamente dos personas lograron escapar vivas de su casa. “Las otras seis quedaron sepultadas debajo del lodo”, se lamentó.


Numerosas personas de áreas vecinas ayudaban a los rescatistas y retiraban a mano las ramas caídas y las rocas. Unos 250 trabajadores de emergencia y por lo menos 100 ambulancias participaban en la tarea de rescate, dijeron las autoridades.


Durante la noche los socorristas usaron focos de luz montados sobre jeeps para iluminar la zona del desastre, donde los techos retorcidos de las casas sobresalían parcialmente de la montaña de lodo espeso.


Los rescatistas anticipaban que la cifra de víctimas aumentará en el pueblo al pie de las montañas Sahyadri. Sandeep Rai Rathore, un alto funcionario de la Fuerza Nacional de Respuesta a los Desastres, calculó que hay unos 100 desaparecidos y presumiblemente muertos.


El primer ministro Narendra Modi lamentó la pérdida de vidas y dijo que se deben extremar los esfuerzos por ayudar a las víctimas, según una declaración de su despacho. Envió al ministro del interior Rajnath Singh al lugar del desastre.


Los aludes son comunes en el área durante la época de los monzones, ente junio y septiembre. El área alrededor del pueblo ha sido muy deforestada, lo que aumentaba su vulnerabilidad a los deslizamientos de tierra.


El distrito de Pune está a 150 kilómetros (95 millas) al sudeste de Mumbai (Bombay), capital comercial de la India.


El año pasado, más de 6.000 personas murieron por inundaciones y aludes en el estado de Uttarakhand durante la temporada de los monzones.