Un hombre y una mujer que viajaban a bordo de un kayak vivieron una peligrosa aventura en la costa de Argentina. La curiosa pareja se acercó lentamente a las ballenas a bordo de un pequeño bote, el hombre bromeaba:


“Mira, viene para acá, se enfadó contigo”. Segundos después, uno de los mamíferos gigantes levantaba la pequeña embarcación con su vientre. Luego de juguetear con la aterrada pareja, las ballenas siguieron su camino.