ex



Gaza, 16 jul (EFE).- Al menos 205 los palestinos han muerto -en su mayoría civiles y entre ellos cerca de 40 niños- y más de 1.500 han resultado heridos en la operación israelí “Margen Protector” en Gaza, que hoy entra en su novena jornada, según datos del Ministerio de Sanidad palestino.


Además, un civil israelí perdió la vida cerca del paso fronterizo de Erez, en el norte de la Franja de Gaza, por la metralla de un cohete lanzado por milicianos palestinos.


Tras la iniciativa de alto el fuego, auspiciada ayer por Egipto, para que las partes contendientes suspendan las hostilidades de forma mutua, Israel reanudó sus ataques aéreos tras un breve alto el fuego de seis horas después de que las milicias palestinas dispararan mas de un centenar de cohetes contra su suelo.


La aviación israelí bombardeó durante toda la noche las viviendas de diversos líderes y responsables del movimientos islamista Hamás y del grupo “Yihad Islámica” en Gaza, ataques que causaron más de una decena de muertos y cerca de 80 heridos.


Medios locales precisaron que el Ejército israelí atacó 25 objetivos en la Franja, entre ellos ocho lanzaderas de cohetes ocultas, y que Israel y confirmó haber alcanzado la vivienda del destacado dirigente de Hamás Mahmud al Zahar.


Fuentes en Gaza aseguraron que entre los objetivos atacados la pasada noche estaban las viviendas de responsables como Al Zahar, además del líder de la Yihad, Abdulá al Harazin; el antiguo ministro de Interior de Hamás, Fathi Hamad, o del diputado Ismail al Ashqar.


El Ministerio de Sanidad en Gaza precisó que entre los 205 palestinos muertos hay 39 menores, 24 mujeres y una decena de hombres de avanzada edad.


De entre los 1.500 heridos, 422 son menores y 271 mujeres, mientras que un centenar de personas siguen en situación grave como consecuencia de las lesiones sufridas.


Entretanto, el Ministerio de Trabajo palestino en la Franja reveló que desde el inicio de la ofensiva militar israelí hace hoy nueve días, los aviones de combate israelíes han destruido por completo 612 casas, y alrededor de 13.550 edificios han sido parcialmente dañados, incluidas 565 viviendas que han dejado de ser seguras para sus vecinos.


Hamás dijo en un comunicado que los ataques contra las viviendas de destacados dirigentes y diputados del grupo islamista, “reflejan el estado de confusión en el gobierno y el estamento militar israelí después del gran fracaso en acabar con la resistencia armada palestina”.


Otros de los objetivos alcanzados en las últimas misiones aéreas de Israel fueron la sede de una emisora de radio local en la ciudad de Gaza y un vehículo en la sureña Rafah, además de decenas de granjas y terrenos en los que Israel asegura que se almacenan armas y lanzaderas de cohetes.


El brazo armado de Hamás, las “Brigadas de Azedín Al Kasem”, afirman en un comunicado de prensa que sus milicianos dispararon el martes y a primera hora del miércoles más de 170 proyectiles contra el norte, centro y sur de Israel, y que también atacaron a tropas estacionadas en las fronteras con Gaza.


En el plan político, el portavoz islamista Sami Abu Zuhri, condenó en un comunicado lo que consideró el apoyo de EEUU a Israel: “El respaldo de la Casa Blanca a la guerra en Gaza hace a EEUU cómplice de las masacres cometidas contra nuestro pueblo”.


El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, llamó el martes a Hamás y a Israel a comprometerse con la iniciativa de alto el fuego presentada por Egipto en la víspera para que las partes suspendan de forma mutua las hostilidades.


Abás, quien se reunió en Ramala con el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, viajará hoy a El Cairo para abordar con las autoridades egipcias la propuesta de pacificación en la zona.


De momento, la Yihad Islámica rechazó la propuesta al considerar que “no satisface las demandas palestinas para que concluyan más de ocho años de sitio impuesto sobre la Franja de Gaza”.


No obstante, el destacado dirigente de Hamás, Musa Abu Marzuq, dijo en una red social que, a diferencia de lo que se había publicado el martes, su movimiento aún continúa estudiando la iniciativa a la que no ha dado aún una respuesta definitiva. EFE