hid


Los Cacaos-San Cristóbal. El complejo hidroeléctrico Jigüey Aguacate, construido a un costo de más de RD$9 mil millones durante la gestión 1986-1990 de Joaquín Balaguer, podría colapsar debido a la deforestación de la cuenca del río Nizao.


La advertencia la hizo el dirigente campesino Rufino Herrera, quien explicó que ya la presa de aguacate sedimentó desde el paso por el país de las tormentas Olga y Noel, ya que se invirtió en la construcción de la obra hidráulica pero no se gastó un centavo en los programas que se acordaron para preservarla.


El líder comunitario agregó que los diseñadores y constructores de la obra recomendaron al Estado llevar a cabo un programa de reforestación en la cuenca que incluía la capacitación de los agricultores en manejos de cuenca, reconstrucción y pavimentación de los caminos vecinales. Asimismo, denunció que actualmente se extraen del río Mahomita cientos de metros cúbicos de agregados sin ningún criterio.