tras


La Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) recomendó ayer a los adquirientes de automóviles realizar los traspasos correspondientes, formalizando el registro de rigor por ante la Dirección General de Impuestos Internos.


La exhortación especifica que los adquirientes y vendedores de los vehículos al ser transferidos deben observar junto a sus representantes legales el contenido de los artículos 17 y siguientes de la Ley 241, Sobre Tránsito. “Es una forma de evitarle dificultades legales al ciudadano”, agregó la institución a través de un comunicado.


“El endoso de la matricula del vehículo puede ser hecho, en caso de que decida no hacerlo por ante el oficial de Impuestos Internos, lo puede hacerlo frente a un Notario Público, el que hará constar en un acto instrumentado que el propietario ha firmado de manera voluntaria el citado documento”, significó.


La institución reguladora del tránsito destacó que Impuestos Internos puede, a partir de un fallo de un juez competente, disponer el traspaso del automóvil, al tiempo de indicar los concesionarios podrá solicitarle a la citada entidad recaudadora “endosar ante él las matrículas de vehículos de motor o remolque de su propiedad para fines de traspaso”, explicó.


Dijo que para un traspaso ser válido es necesario realizar el registro en Impuestos Internos, paso necesario para poder expedir la matrícula a nombre del nuevo dueño, tras indicar que el cambio no cancela ni modifica  los gravámenes que pesan sobre el vehículo envuelto en la transacción.


“Se aplicará la pena de confiscación y el doble de la pena de prisión o multa a las personas que inscriban vehículos de motor o remolques a nombre de propietarios simulados”,  dice el inciso B del artículo 220 de la Ley 241. Alertó a los adquirientes de autos que ese tipo de violación es competencia de los Tribunales de Primera Instancia.


Finalmente la Amet advirtió  que la Ley 241 prohíbe inscribir y traspasar automóviles a nombre de propietarios simulados, al tiempo que instó que quien lo haga para evadir contravenciones o impuestos es castigado con la confiscación del vehículo y prisión de un año, además de una multa.