hai


El expresidente francés Nicolás Sarkozy ha acudido en la madrugada del martes a la sede de la brigada anticorrupción de la Policía judicial, donde permanece detenido para declarar en el marco de un caso de tráfico de influencias.


El exjefe del Estado (entre 2007 y 2012) ha llegado a primera hora del martes en un coche negro con las cristales tintados a la sede de la dirección central de la Policía judicial en Nanterre, París.


Los agentes, según indican los medios franceses, le han colocado en régimen de garde à vue, una medida inédita hasta ahora para un antiguo mandatario, y según la cual está bajo la jurisdicción de la Policía judicial y con asistencia letrada, lo que permite interrogarle hasta 48 horas en caso de que sea necesario.
Obtención de información reservada


La toma de declaración tiene lugar en el marco de una investigación judicial iniciada el 26 de febrero, en la que se investiga si Sarkozy creó una red de informantes para obtener información reservada acerca de la investigación iniciada contra él por la presunta financiación ilegal, con dinero libio, de su campaña electoral de 2007. Dicha red salió a la luz a raiz de las escuchas telefónicas al expresidente.


Dentro de esta trama, se sospecha que Sarkoz prometió a un juez un cargo de prestigio a cambio de su información. Este lunes, la Policía puso bajo custodia al abogado de Sarkozy, Thierry Herzog, y a los magistrados Gilbert Azibert y Patrick Sassoust, por el mismo caso.


Preguntada por el caso, el portavoz del Gobierno francés, Stephane Le Foll ha declarado en iTele que Sarkozy está “sometido a la Justicia, como todo el mundo”.


Alrededor del 20% de los partos que se hacen en los hospitales Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, de la ciudad capital, y el San Lorenzo de Los Mina, del sector del mismo nombre en Santo Domingo Este, corresponden a mujeres de nacionalidad haitiana.


Según dijo a elCaribe Amancia Frías, directora de Estadísticas de la Maternidad Nuestra Señora de La Altagracia, el año pasado se hicieron 2,958 partos a mujeres haitianas, y hasta mayo de año se han hecho 1,108.


Igualmente, la directora de la Maternidad San Lorenzo de Los Mina, Joselín Sánchez Parra, dijo que en ese centro en el año 2013 se hicieron 11,003 partos, de los que 2,200 fueron a parturientas haitianas. Hasta mayo de lo que va de año se han realizado 4,441 partos, de los que 888 corresponden a madres haitianas.


Ayer en la Maternidad Nuestra Señora de La Altagracia era notoria la presencia de mujeres haitianas esperando ser atendidas. Éstas casi siempre eran acompañadas de algún hombre que se identificaba como su pareja o familiar.


“Nos están atendiendo bien, sin problema”, dijo Joseph Leblanc, un joven que se identificó como nacido en Gonaives, en el norte de Haití, así como su compañera Anne Bastien.


“No podemos quejarnos, nos atienden como si fuéramos dominicanos”, enfatizó el futuro padre.


Mientras que en la Maternidad San Lorenzo de Los Mina su directora Joselín Sánchez Parra aseguró que el costo de un parto normal, con 24 horas de internamiento, es de alrededor de RD$5,500, mientras que las cesáreas van desde los RD$8,000 a los RD$12,000.


“No se les cobra un solo centavo por las atenciones, que incluyen analíticas, sonografías, material gastable, alimentación, y sobre todo se les dispensa un trato humano, sin importar su estatus migratorio o económico, pues para nuestro personal se trata de mujeres que vienen a traer al mundo un hijo, a hacer realidad el milagro de la maternidad”, apuntó.


La afirmación de la directora la acentúan los esposos Jackson Salomón y Cristela Osías, provenientes de Petit-Goâve, en el Sur de Haití: “Venimos de consulta porque ella tiene siete meses de embarazo y todo está bien, el bebé va a nacer aquí en la maternidad”.


Salomón dijo que él y su esposa tienen siete años viviendo en el país y que sus tres hijas, al igual que el que está próximo a nacer, han nacido en la Maternidad San Lorenzo de Los Mina.


Joselín Sánchez Parra reveló que las parturientas haitianas son las que más se complican durante y luego del parto, ya que no acuden a consultas previas, sino que en la gran mayoría de los casos simplemente se aparecen en la maternidad cuando están a punto de parir.


Sostuvo que de cada cinco parturientas que se complican durante o después del parto, tres son haitianas.


“En caso de que haya algún tipo de complicación el internamiento dura unos tres días o más y el costo tiende a elevarse de forma considerable”, puntualizó.


“Se les da un trato humano, considerado, pero es indudable que las parturientas de nacionalidad haitiana que atendemos nos salen muy costosas, pues no hay forma de cómo cobrar el servicio, pero eso es la Medicina, ante todo está el bienestar y la salud de la persona”, subrayó Sánchez Parra.