Un Cristo Redentor flotante con la camisa con los colores de la selección australiana le dio el inicio al Mundial en ese país. El gigantesco globo sobrevoló el horizonte de Sydney promocionando una casa de apuestas.