imageAlrededor de unas mil personas pidieron además un mayor control sobre la actual venta de armas de fuego peligrosas en Estados Unidos.


‘Una frustración’ total para Obama. Recordemos: Alrededor de mil personas marcharon recientemente en Nueva York para pedir incluso un mayor control sobre la venta global de armas de fuego en todo el país.


Lo cierto es que la problemática de las armas está siempre de actualidad, con unos comentarios y unas reacciones encontradas entre todos los sectores involucrados.


Seguramente, sea como sea, aquí no va a acabar la controversia habida cuenta de que siempre está de relieve en la sociedad americana.


La polémica generada por los diferentes incidentes ocurridos en las últimas fechas en Estados Unidos en lo relativo al control de armas ha ido creciendo y actualmente es la noticia principal en el país americano.


Una gran cantidad de las personas que se manifestaron eran familiares de víctimas mortales que reclamaban al Gobierno estadounidense medidas para frenar los asesinatos por armas de fuego.


‘Moms Demand Action for Gun Sense in America’, una organización formada el pasado 2012 a raíz de la matanza en Sandy Hook, Connecticut, fue uno de los numerosos grupos que participó en la marcha multitudinaria.


No es de extrañar que dicha marcha se haya producido ahora, ya que son recientes las matanzas ocurridas en Portland (Oregón) y Santa Bárbara (California). En Portland un estudiante asesinó a otro y posteriormente se suicidó. En Santa Bárbara un joven quitó la vida a seis personas inocentes.


Estas matanzas han reabierto el debate de las armas en norteamérica hasta tal punto que el presidente Barack Obama declaró que el no haber podido limitar el tema de las armas era su “mayor frustración”.


Andrew Morosky, de 48 años de edad, padre del colegio en el que fallecieron 20 estudiantes y seis profesores, declaró lo siguiente: “Quiero ver a nuestras leyes protegiendo a nuestros hijos, no a nuestros grupos de presión pro armas”.


Y además, añadió: “Después de lo que pasó, sentí que tenía que hacer algo. Me quedé demasiado tiempo a un lado”.


Mientras tanto, el Gobierno de Obama sigue recibiendo la presión de una gran cantidad de ciudadanos para los que urge cambiar la legislación existente en cuanto al uso y tenencia de armas de fuego.


La sociedad estadounidense continuará realizando actos de protesta y exigiendo una remodelación de una ley que permite que sigan sucediéndose las masacres indiscriminadas.


Seguramente, esta no será la última vez que se ponga de manifiesto el problema de las armas, que sigue acaparando una gran cantidad de titulares en todos los medios del país.