7777150fa260d82e8a9cd72867cee5b1_300x226La condenada por lavado de activos fue dejada en libertad condicional por el juez de ejecución de la pena.


Con más de la mitad de la pena cumplida y en su tercer intento por salir de la cárcel de Najayo, el juez de la Ejecución de la Pena de San Cristóbal, Willys de Jesús Núñez, benefició con la libertad condicional a Sobeida Félix Morel, quien cumplía una condena de cinco años por lavado de activos.


El decomiso de 4 millones 625 mil 700 dólares durante un allanamiento realizado en la Torre Alco Paradisso, ubicada en el sector La Esperilla de esta capital, sacó del anonimato a Félix Morel, a quien en septiembre de 2009 le fue impuesto un año de prisión preventiva como medida de coerción.


Fue entonces el 15 de octubre del mismo año cuando la jueza del Séptimo Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, Rosanna Vásquez, ordenó su libertad tras el pago de una fianza de RD$5 millones.


La imputada no perdió tiempo y, una vez en la calle, emprendió la huida para reunirse en Puerto Rico, con su pareja sentimental el narcotraficante José David Figueroa Agosto.


Luego de una intensa búsqueda Sobeida tuvo que encarar la justicia federal en Puerto Rico el 17 de julio de 2010, fue traída al país, causando revuelo por la cartera Louis Vuitton (valorada para la fecha en 925 euros, unos RD$44,400) con la que arribó por el Aeropuerto Internacional de las Américas.


Muchos fueron los comentarios hasta que, lo que se decía en los pasillos, se oficializó, el 28 de marzo de 2011 Sobeida había llegado a un acuerdo con la Fiscalía del Distrito Nacional.


En qué consistía el acuerdo


Además de aceptar su culpabilidad, servir de testigo contra sus compañeros de expediente, acordar una pena de cinco años, y que el Ministerio Público no se opusiera a la libertad condicional, en el acuerdo, la imputada autoriza al Estado el decomiso de US$4 millones, los apartamentos 14-B y 15-B de la Torre Alco Paradisso, valorados en RD$47,272,750, cuatro yipetas, dos pistolas, un solar de 1,100 metros cuadrados, ubicado en San Pedro de Macorís, 28 relojes de lujo, entre otros bienes.


A cambio, Sobeida diría todo lo que sabía sobre la red de Figueroa Agosto, y las autoridades, también garantizarían su seguridad.


El Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional condenó a Sobeida y al resto del grupo el 26 de septiembre de 2011. Producto de este arreglo ella no apeló la decisión.


El Palacio de Justicia de San Cristóbal fue el escenario donde la reclusa cuestionó la credibilidad de las autoridades del Ministerio Público, tras incumplir el acuerdo que condicionaba su tiempo de condena a prisión. “Claro que estoy arrepentida, porque son unas personas que no tienen credibilidad y nos dan un mensaje muy malo, más que el que yo di a la sociedad. No debemos confiar en las autoridades dominicanas, jamás”, señaló la condenada en enero de 2013, cuando el Ministerio Público se opuso a su libertad.


Condiciones de la libertad


Tras otorgar la libertad el magistrado Núñez estableció, dentro de las condiciones, que debe evitar visitar de manera frecuente lugares nocturnos y que no podrá viajar al extranjero. Tendrá que abstenerse del abuso de bebidas alcohólicas. También deberá presentarse ante el Ministerio Público el tercer viernes de cada mes, a partir de julio del presente año hasta el 14 de junio del 2015, cuando concluye su condena. Además, debe pagar una multa de RD$255 mil 850 y residir en Santiago, lugar propuesto por el garante y abogado Félix Portes.


Ya está en la calle


Sin inmutarse, Sobeida escuchó los resultados de la decisión. Una sonrisa iluminaba su rostro, y tiene razones para estar feliz. “Me siento muy bien. Sí, estoy conforme. Mis hijos están ansiosos”, dijo luego de escuchar la decisión judicial.


En tono jocoso dijo a los medios de comunicación “¡oh Dios, ustedes me han hecho famosa!”. Indicó también que en su tiempo en prisión ha estado “en paz con Dios”. A través de su cuenta de Twitter, Félix Portes manifestó que “ante preguntas de ejecución de libertad de Sobeida, su libertad será efectiva el martes o miércoles por trámites que debemos realizar”, sin embargo, la interna salió de la cárcel ayer a las 4:56 de la tarde.


La sentencia establece que de la multa impuesta Sobeida, debía pagar RD$100 mil al momento de su puesta en libertad, y lo hizo, según informó Portes. Además, los RD$155 mil restantes serán pagados en tres cuotas mensuales consecutivas.


Razones para la libertad


En su sentencia, el juez consideró que los dos hijos menores de la solicitante se encuentran en Estados Unidos y están en proceso de ser regresados al país, debido a que el visado que se les otorgó se venció. “Esta es una circunstancia especial que debemos tomar en cuenta y que puede perfectamente sumarse de manera positiva a los demás presupuestos que engrosan la solicitud de libertad”, manifestó.


Indicó que las penas lo que buscan es la reinserción de imputado a la sociedad y que “a pesar de haberle rechazado la libertad en ocasiones anteriores, dicha interna no ha asumido una actitud de comportamiento negativo, siguiendo con el mismo espíritu de pro actividad y de positivismo”.


Continúa diciendo que “la interna no asumió una conducta de resentimiento, de retaliación en contra del sistema, sino que siguió realizando los cursos que le facilitan, capacitándose e integrándose más a las labores que el centro le permitía, lo que es una prueba contundente del cambio que ha operado en la interna, desde que ingresó a prisión”.


El magistrado entiende, además, que a la fecha la interna cumplía a cabalidad con cada uno de los requisitos exigidos por la ley para ser tomada en cuenta y beneficiada con la libertad condicional.


Pidió perdón


Durante el conocimiento de la acción Sobeida pidió perdón a su familia, a la sociedad y dijo que la libertad era para estar con sus hijos. “Un mensaje positivo que diría es que hay que tener fuerzas para levantarse toda persona que comete un error, se puede arrepentir”, indicó. La exinterna sostuvo también que “he hecho alrededor de 16 a 17 cursos, todos los que imparten en Najayo”.


Una venta que causó revuelo


En subasta realizada a principios de enero de 2013, de los 28 relojes ocupados a Sobeida fueron vendidos 27 totalizando 609 mil 850 dólares, para el momento, representan en pesos dominicanos unos 23.7 millones. Tras establecerse que una de las compradoras fue Miledys Aybar Henao, hija de Luis Aybar, quien a su vez es abogado de Eddy Brito, exesposo de Sobeida, el procurador de entonces, Radhamés Jiménez Peña solicitó al Comité Nacional de Lavado de Activos dejar sin efecto la subasta pública, pero no se hizo nada. Aún algunos de los bienes ocupados a Sobeida no han sido vendidos.


Las mujeres de Figueroa están en la calle


Con la pena de prisión cumplida la exesposa del narcotraficante José David Figueroa Agosto obtuvo su libertad en octubre del año pasado. Leavy Yadira Nin Batista fue condenada a cinco años de prisión por lavado de activos y falsificación de documentos , el 9 de mayo de 2011. Esta pena le fue suspendida a la mitad bajo la condición de que se someta a la vigilancia del juez de ejecución de la pena, aprender una profesión u oficio o seguir cursos de capacitación o formación, prestar trabajo de utilidad pública o interés comunitario en una institución estatal y organización sin fines de lucro, fuera de los horarios habituales de trabajo. Leavy cumple su condena el 16 de abril de 2016.