pmSANTO DOMINGO.- Yolanda Canela, madre del menor secuestrado, recibió la primera llamada a su teléfono móvil al tercer día de que encapuchados se llevaran a su hijo de enfrente de su casa con rumbo desconocido. Le pidieron US$260 mil y le dijeron que si no pagaba el rescate le mandarían la cabeza de Eddy Junior Luna, de 16 años, en una funda plástica.



A él también lo torturaron psicológicamente y sólo lo alimentaron con pan y agua durante los 23 días que duró atado de pies y manos debajo de una cama, en una casa abandonada de La Caleta, en Boca Chica. Lo atormentaban diciéndole que le cortarían alguna parte de su cuerpo para enviársela a su casa.


Los secuestradores también llamaron a Eddy Luna, padre del adolescente. Con el paso de los días fueron bajando el precio del rescate, hasta llegar a US$125 mil, pero nunca cesaron las amenazas.


En ocasiones nos decían que seríamos los culpables de que a nuestro hijo le cortaran una pierna, la que nos mandarían, dijeron los padres del menor, quienes en rueda de prensa en la sede de la Policía Nacional narraron los detalles de lo que pasaron ellos y su hijo.