El ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, formuló un llamado al gobierno haitiano para que ayude a sus nacionales a obtener los documentos necesarios para que puedan participar en el Plan Nacional de Regularización, lamentando el hecho de que muchos de estos ni siquiera tienen un documento de identidad.


“Queremos que el gobierno haitiano también nos ayude a facilitarles a quienes no tienen documentación, que nos ayuden, porque la idea es que regularicemos, que todo el mundo pueda ejercer su derecho, que nadie desconozca a nadie, que a nadie se le cree traba”, manifestó Fadul. Mientras, Fadul se manifestó confiado en que el Plan de Regularización surtirá efectos positivos para los inmigrantes, a quienes les serán reconocidos todos sus derechos. El ministro también advirtió nueva vez que aquellos extranjeros que no se acojan al proceso, durante el año dispuesto oficialmente, serán repatriados sin contemplación.


“El interés no es repatriar, queremos que la gente se sienta segura y pueda participar, no hay repatriaciones ahora, eso está paralizado. Espero que todos se acojan al plan, pero el que no se acoja, si no participa de este proceso tiene que regresar a su país”, expresó.


El funcionario abogó porque nadie se quede sin regularizar y se respeten los derechos y la dignidad de todos los inmigrantes, al tiempo que justificó cualquier dificultad técnica que ocurra, la cual aseguró se resolverá en el camino.


“Ha sido un proceso bueno, ellos tienen confianza y saben que no es para obstaculizar. Exhortamos a todos a que participen, que vayan a los lugares que estamos instalando, que sean comprensivos si ven que el proceso no es tan rápido como se debe, que nos ayuden. Ayúdennos si ven fallas a corregirlas y a ofrecer soluciones”, precisó.


DESTACA FLEXIBILIDAD DEL PROCEDIMIENTO


En cuanto a las quejas de los inmigrantes haitianos sobre la diversidad de documentos a completar para ser regularizados, Fadul señaló que es un procedimiento flexible. “Se les están dando todas las facilidades y se les seguirán dando”, agregó.


Otro punto que enfatizaron los solicitantes es el costo de 80 y hasta 100 dólares que se está cobrando en la Embajada de Haití para expedir un pasaporte, lo que muchos de ellos consideran costoso para sus condiciones económicas.


“No puedo emitir juicio sobre el pueblo haitiano, el gobierno haitiano es soberano, yo no puedo trazarle pautas. Yo nada más puedo intervenir en los asuntos nuestros como país, agregó.