beberSanto Domingo.- El senador por Elías Piña Adriano Sánchez Roa afirmó que el proyecto de ley sobre bebidas alcohólicas, que este martes tendrá vistas públicas, destina los recursos generados por las multas a las operaciones del 911 y al Ministerio de Interior y Policía para la prevención del consumo nocivo y la problemática de bebidas alcohólicas en el país.


“Se prohíbe transportar bebidas alcohólicas en vehículos de motor o en manos de los conductores o pasajeros, en envases que no estén cerrados de fábrica, excepto que sean llevadas en el baúl, bolso o maletín de la motocicleta”, dijo el legislador.


El proyecto sobre el “Control de Expendio, Suministro y Consumo de Bebidas Alcohólicas”, de la autoría de Sánchez Roa y Heinz Vieluf Cabrera, ordena la medición del grado de alcoholemia de cada conductor y, de haber rebeldía del mismo, el vehículo será retenido y el conductor sancionado, pudiendo recuperar el vehículo cuando se efectúe el pago de la multa correspondiente.


El artículo 8 de la pieza coloca bajo el Ministerio de Interior y Policía la aplicación de la ley, como la expedición de licencia, el rol de velar por el cumplimiento de las disposiciones, “para lo cual contará con un Departamento de Control de Bebidas Alcohólicas (COBA) con un personal civil entrenado, dotado de fe pública, asistido por efectivos policiales y si fuere necesario, militares”.


Sánchez Roa dijo que la venta de licencias por parte del Ministerio de Interior y Policía, para la estricta venta de bebidas alcohólicas, ayudará a preservar la tranquilidad pública, pues se delimitará y especificará en cada categoría de licencia, las libertades y prohibiciones de venta y consumo, a los fines de no importunar los hogares, hospitales, escuelas, etc.


La iniciativa prohíbe el uso de las áreas de servicio al cliente, de los espacios dedicados a estacionamiento de vehículos, corredores, pasillos y demás áreas de acceso o salida, o en su caso la vía pública.


También, contempla la prohibición de ventas o suministro gratuito de bebidas alcohólicas a estudiantes uniformados, aún sean mayores de edad, a personas en visible estado de embriaguez, a quienes muestren deficiencias mentales y a menores de 18 años, a policías y militares, o cualquier persona que porte armas de fuego o blancas.


Sánchez Roa dijo que el proyecto permite la venta o suministro de bebidas alcohólicas en estaciones y puestos de combustibles, solamente en áreas acondicionadas para tales fines; prohibiéndola a aquellos que propicien conductas antisociales, como música con sonidos elevados, que molesten a los moradores, centros educativos, deportivos, religiosos o recreativos, entre otros.


En tal sentido, la pieza legislativa prohíbe la venta de bebidas alcohólicas a menos de 50 metros de las zonas residenciales, habitacionales y escolares, excepto que el Ministerio de Interior y Policía otorgue el permiso, por alguna razón especial.


La reincidencia será sancionada con el doble de la multa y en caso de que esta se refiera a la inobservancia de la prohibición a menores, violación de la ley de salud, venta que propicie eventos antisociales, entre otros, la sanción conllevará la aplicada también de prisión correccional de seis días a dos años.