infGINEBRA.- En América Latina y el Caribe hay al menos 130 millones de trabajadores informales, un 47,7 % de la población activa, por lo que transformar el mercado de trabajo para que sea eminentemente formal es el mayor desafío que afronta la región.


Así lo afirmó en una entrevista con Efe la directora regional para América Latina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Elizabeth Tinoco, que esta semana asiste en Ginebra a la conferencia anual del organismo, en la que participan 4.000 representantes de gobiernos, sindicatos y empresas de 185 países.


“En la región tenemos una tasa de desempleo relativamente baja, del 6,2 %, pero el problema es la calidad de estos empleos. La tasa de informalidad es altísima, y ese es nuestro principal problema y nuestro principal desafío”, sentenció Tinoco.


“Hemos tenido diez años de crecimiento sostenido, y eso no es poca cosa, pero no hemos logrado crear empleos de calidad, y eso se demuestra en la informalidad”.


Los datos de la OIT revelan que entre el 20 % de la población con mayores ingresos en la región los trabajadores informales son el 30 %.


En cambio, entre el 20 % de la población con menos ingresos, el 73,4 % están en situación de informalidad.


“La informalidad no es homogénea, es compleja, multicasual, tiene distintos rostros y hay que atacarla de distintas maneras”, explicó Tinoco, quien señaló que, en la región, se dan paradojas tan extraordinarias como que haya “informalidad en la formalidad”.


“El 11,6 % de todos los trabajos informales se encuentran en la formalidad. Hay incluso informalidad en el sector público, y eso es causa de la tercerización, y del no control institucional y de que una empresa pública contrate a otra privada y ésta no declare a sus propios trabajadores”.


“Otro 31 % del 47 % que está en la informalidad son los llamados ‘cuentapropistas’, aquellos que tienen un pequeño taller, una pequeña tienda, una empresa como menos de 6 trabajadores, los vendedores ambulantes, etc”.


Finalmente, otro 5,1 % son los trabajadores domésticos, la inmensa mayoría de los cuales son mujeres.


Tinoco recordó que la pequeña y mediana empresa representa el 70 % del empleo en la región, por lo que lamentó especialmente que sean precisamente las pymes las que lideren el grupo de empleos informales.


“Es una enorme competencia desleal hacia el resto de empresas y eso lastra al país”.


Uno de los principales déficit en la región es la ausencia de una red efectiva y eficiente de inspección laboral.


La directiva recordó que los trabajadores informales no sólo no contribuyen al bienestar común del país, sino que tampoco se benefician de él, al carecer de protección social.


“De hecho, sólo 4 de cada diez latinoamericanos tienen acceso a la protección social”.