cc87b835eae1c90eccc8eaab24ef5589_620x412Los familiares de la agente de la Amet asesinada para robarle su arma de reglamento fueron visitados por la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández, a quienes ofreció ayuda.


La segunda teniente Mercedes del Carmen Torres Báez fue ultimada el pasado 26 de mayo en Villa Mella por dos delincuentes.


Cedeño de Fernández conversó con el padre de Torres Báez, Efigenio Torres Torres, de 75 años de edad, y además, con los hijos e hijas de la desaparecida agente, a quienes brindó sus condolencias y les animó a seguir hacia adelante, trabajar, estudiar y “hacer las cosas bien, como lo hacía su madre”.


La vicemandataria no pudo contener las lágrimas por el gran pesar y la indignación que sintió ante lamentable suceso en el que perdió la vida la oficial, mientras cumplía con su deber, indica una nota de prensa del departamento de Prensa de la Vicepresidenta.


De igual manera, la vicepresidenta se comprometió en ayudar a la familia de la oficial, que dejó en la orfandad a dos hijos y dos hijas, de 20, 18, 16 y 12 años, respectivamente.


La occisa Torres Báez, quien era segundo teniente de la AMET, fue baleada por unos asaltantes a bordo de una motocicleta para despojarla de su arma de reglamento, mientras realizaba sus labores de descongestionamiento del tránsito en la salida del puente Francisco J. Peynado, en Villa Mella, Santo Domingo Norte, próximo al Polvorín. Fue sepultada el pasado martes 27 de mayo en el cementerio de la avenida Máximo Gómez.


La agente vivía en el kilómetro 17 de la Autopista las Américas, en Santo Domingo Este, en un proyecto habitacional de la Policía. Era nativa de Santiago Rodríguez y había laborado en diferentes departamentos de la Policía Nacional desde el año 1996. Tenía 41 años de edad.