0d9ac384a5ce8c599458f2c7e05309d8_400x400Iamdra estuvo viviendo en España por aproximadamente 8 meses. Fue a realizar un máster en Contenidos de Entretenimiento para televisión ya que obtuvo una beca. Ella cuenta que fue genial porque necesitaba un respiro para ver las cosas desde otro punto de vista.


Aunque tuvo que regresar varias veces a República Dominicana por motivos de trabajo, vivió experiencias inolvidables en Barcelona y aprendió muchas cosas. Aquí les comparte algunas:


1. Cocinar


Llegué a España sabiendo hacer sandwiches y huevo revuelto.


Gracias a mi amigo Google y a mis compañeras de apartamento, ahora me siento orgullosa de decir que puedo preparar una comida con 3 o 4 platos.


No es que me haya convertido en chef, pero ya me se defender y bastante bien. Por cierto mi especialidad es el filete de cerdo, así que a mis amigos prepárense, que cuando se arme una juntadera, comerán filete de cerdo por un tubo y 7 llaves, ya que es lo que mejor me sale.


2. Aprovechar el tiempo


Una de las experiencias más chulas y enriquecedoras que uno puede vivir de aquel lado del charco, es conocer Europa a precios de bajo costo.


En mi caso, es verdad que conocí bastante, pero aun así, siento que se me acabó el tiempo y me quedé con ganas de seguir conociendo.


Esto aplica para todo en la vida. El tiempo pasa demasiado rápido y no se queda esperando a que te decidas por hacer las cosas. Planifica lo que quieres y ponte en eso, porque cuando viene a ver estamos en el 2020 y no has hecho nada. Lánzate, toma riesgos, y busca respuestas, no te quedes sentado esperando a que lleguen a ti. Muévete, que el que no se arriesga no gana.


3. Comunicación


Algunos amigos que encontré en Barcelona se quejaban de su relación con sus compañeros de apartamento, es que es un caos convivir con personas nuevas, de las cuales no conoces sus costumbres, pero para mí fue un palo, gracias a Dios me llevé súper bien con mis chicas y creo que la clave fue la comunicación. Si a mí no me gustaba algo que una de ellas hacía se lo decía y lo conversábamos. Ellas igual conmigo. El resultado fue excelente.


Eso también aplica para todo en la vida, las cosas se hablan, se resuelven en el momento, no dejes acumular lo que sientes por miedo a hablarlo y porque no sabes la reacción del otro, todo se vuelve más sano de esa forma. Busca las palabras correctas y ¡comunícate!.


4. Trabajo en equipo


La empresa de TV en donde estudié es líder, súper exitosa y con producciones de calidad suprema. ¿A que se lo deben? a su equipo. Un equipo profesional, cuyos miembros están completamente al tanto de todas sus responsabilidades y las cumplen a cabalidad. El director de mi maestría dijo un día “aquí nadie grita, pues todos saben lo que tienen que hacer”. Mi equipo de trabajo va a ser así. Punto.


5. Todo el que pueda, que lo haga


Si estás en una edad de 23 a 26 años es mejor, así no tienes que separarte temporalmente de tu empleo en el que quizá ya estés bien establecido (que fue lo que me pasó a mi).


Pero irse a estudiar fuera definitivamente es un plus porque te abre la mente, le agrega valor a tu curriculum, te ayuda a independizarte y te fuerza a aprender cosas, también te da nuevas oportunidades ya sea que te quedes en ese país o regreses al tuyo.


Y no me digas que no puedes:



  • El Ministerio de Educación ofrece becas y manutención a estudiantes con ciertos parámetros en sus notas. Los estudiantes de la UASD reciben una manutención bastante buena para ir a estudiar a Europa, y para las otras universidades también ofrecen manutención, es menor, pero sirve de ayuda para los gastos.



  • El Ministerio de la Juventud ofrece becas.



  • También esta Fundapec que ofrece posibilidades de financiamiento para estudios internacionales.


Esta experiencia me dejó muchos buenos recuerdos, me hizo crecer intelectual y emocionalmente y es por eso que para finalizar te dejo con esta frase de Mark Twain:


“Dentro de veinte años lamentarás más las cosas que no hiciste que las que hiciste, así que suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora, sueña, descubre”.