Más de 11 mil juegos y 100 consolas fueron subastadas, logrando juntar poco más de US$ 750 mil en el sitio Gamegavel.


La extraordinaria colección pertenece a Michael Thomasson, quien la fue alimentando durante los últimos 20 años. Según contó a la revista Retro tuvo un presupuesto anual de US$3,000 para ella.


“Rara vez pago más de 10 o 15 dólares por algo”, contó a la mencionada publicación.


Asimismo, la colección fue certificada por la organización Récord Guinness el 2012 cuando contaba con 10,607 juegos.


Según contó Thomasson, deberes familiares que debe cumplir han propiciado que se deshaga de su tesoro.