Un grupo de arqueólogos encontró 52 cuerpos no identificados en una fosa común en la localidad de Falfurrias, en Texas. Los restos se encontraban enterrados en bolsas de plástico y sin protección.


Según precisa El País, Benny Martínez, portavoz de la oficina del sheriff en Brooks County, confirmó que este martes las autoridades se reunirán en Austin para determinar los pasos a seguir en este caso.


“Necesitamos saber exactamente quiénes estuvieron involucrados en el entierro de estos cuerpos y averiguar qué sucedió. Hasta entonces no podemos especular respecto a lo que sucedió”, explicó.


La zona de Falfurria es conocida por su constante movimiento de inmigrantes que intentan cruzar de México a Estados Unidos. “Si pronuncian ese nombre [Falfurrias], es probable que tengamos malas noticias”, dijo Rafael Larraenza, director de Los Ángeles del Desierto, una organización dedicada a buscar a personas perdidas en su intento por cruzar la frontera.


No obstante, esta travesía no es tarea sencilla para los inmigrantes que buscan cruzar hacia los Estados Unidos, ya que corren importantes riesgos de morir por deshidratación o a manos de organizaciones criminales debido a su agreste geografía y su tejido social.


Hasta el momento los investigadores han llevado adelante 52 exhumaciones. Sin embargo, se han encontrado más cuerpos, aunque todavía no está definido el número exacto.


Este proyecto, realizado por un grupo de estudiantes de Antropología y liderado por la doctora Lori Baker de la Universidad de Baylor, se viene llevando a cabo desde 2013 con el objetivo de identificar a las cientos de personas que intentan cruzar la frontera.


“No existen dudas de que aquí ha ocurrido un crimen y necesitamos proteger este sitio para evitar que las pruebas sean dañadas o destruidas”, afirmó Terry Canales, representante del Partido Demócrata.