dulucGeorgina Duluc vive en Miami desde hace un tiempo. Esta residencia, al parecer, le ha abierto un mundo de posibilidades para actuar en diversos proyectos, especialmente en la industria cinematográfica nacional y de otros países. Algunos creerían que al partir hacia Estados Unidos, la actriz y presentadora de TV iba tras un amor, pero no, se proclama “soltera” desde hace mucho tiempo y decidida a demostrar que tiene bagaje para la actuación, su verdadera pasión.


Cuéntanos de tu faceta como actriz que en los últimos meses está floreciendo más…


Alfonso Rodríguez fue quien me dio la oportunidad por primera vez de participar en una de las importantes series dominicanas, “La mujer del venao”. Recuerdo que me dijo que me tenía un protagónico y me preguntó que si yo sabía actuar. Le dije que sí, pero era mentira, no sabía nada, lo hice y lo hice bastante bien. Me inicié en la televisión por coyuntura, en un momento que no había una industria de cine desarrollado obviamente, pero mi pasión ha sido actuar, por eso en conjunto con la televisión vengo produciendo obras de teatro, pero además de que las vendo también las protagonizo. Este repunte que ha tenido el cine en la República Dominicana lo he aprovechado, es por esto que me mudé en Miami para actuar en diversos proyectos, novelas y series. Estoy feliz porque tengo muchas oportunidades, me llaman para hacer muchas cosas, pero me he tomado mi tiempo para tomar o dejar papeles.


¿Te tomaste tu tiempo para decirle que sí a los productores de “El que mucho abarca?


A mí me ha gustado mucho el papel que interpreto. Uno se tiene que sentir a gusto con lo que hace para poder proyectarlo y que le salga bien. Y, obviamente, lo acepte porque me gusta mucho y me permite desdoblarme. No quiero nada que se parezca mucho a mí. Por ejemplo, el papel que interpreté es una mujer que es muy necia, poderosa, controladora, que controla todo a su alrededor. o sea yo no soy para nada así. Es un personaje que le hace la vida imposible a ese hombre y yo no suelo hacer eso, nunca haría eso tampoco. Pero me gusta desdoblarme, de eso se trata la actuación, porque si hiciera algo que se pareciera a mí, entonces no estuviera actuando.


El año pasado intérprete a un travesti (Noche de Circo), un hombre que se disfrazaba de mujer, eso fue un desdoble, un personaje muy complejo que me complació muchísimo y que tuvo muy buenas críticas. Y aquí en Puerto Rico estoy haciendo el papel de una mujer que tiene unos conflictos existenciales muy fuertes, entre el hombre que ella quiere, lo que hace el hombre, y lo que ella debería hacer, entonces se quiebra mucho en la historia, tiene muchos momentos explosivos, llora mucho, sufre mucho. Eso es lo que quiero, diversidad en cada cosa que hago para que la gente no me encasille en una cosa y se den cuenta que tengo la capacidad de hacer muchos papeles, de actuar, que es lo que me interesa en estos momentos.


¿Qué te llamó más la atención en esta historia de la productora Entrepreneur Films, que se estrenará el 17 de julio?


Realmente lo que a mí me enganchó es que la gente me va a rivalizar con Luz García. Entiendo que es un proyecto que la gente estaba esperando, como la gente nos quería ver y quieren vernos enfrentadas, yo sé que va a ser muy bueno. Ahí nosotras medimos capacidades, nos enfrentamos como la gente quiere vernos, porque al fin y al cabo nosotras somos entertainment, brindamos entretenimiento y aparte de la actuación y el personaje que me encanta, estar debatiéndome con ella en la pantalla grande es muy atractivo para mí.


¿Te preocupa quién actúe mejor de las dos?


No, para nada, para nada, si de eso se trata, si la competencia es sana y nosotras estamos compitiendo en buena lid, y la competencia genera calidad. Obviamente, aquí todo el mundo tiene su favorita, ella va a tener sus seguidores y yo los míos, de eso se trata que se armen las guerras en twitter, como se han armado en Instagram. Sin ver la película ya nos comparan una con la otra, quién lo hace mejor. Eso le da un poco de sazón a nuestras carreras (risas), eso no me preocupa para nada, todo lo contrario, me divierte mucho y creo que va a favor de nosotras.


¿Eres más exigente que Luz, quien le pidió más a la producción?


[Risas]. No. Las cosas normales, yo por ejemplo tengo una dieta específica porque entreno y debo comer determinadas cosas, pero no son exigencias, eso es que yo llevo un estilo de vida así y a mí hay que respetarme eso, porque si tú me tienes en un sitio no me vas a poner a comer grasa, por ejemplo. Si vamos a comenzar a rodar a las 4:00 de la mañana, tu no me puedes soltar a las 10:00 de la noche, porque necesito descansar, o sea hay cosas que son como lógicas y normales, que no entran en la casilla de exigencias. Aparte, la química con Luz García fluyó desde el principio, no solamente con ella, sino con todo el elenco. Me llevé de maravilla con Bolívar Valera, Michael Miguel, Richard Douglas y con Carlos Sánchez, era divertirnos desde que llegábamos hasta que nos íbamos, hasta por chat nos hablábamos que tenemos un chat que aún conservamos y nos hablamos todos los días, eso es reírnos el día entero de todo lo que pasaba.


Estás teniendo un año muy productivo en la actuación, también te veremos muy pronto en una producción puertorriqueña, ¿cómo se dio esta oportunidad?


Me siento feliz. Que te llamen de otro país, después de hacer una búsqueda y que te elijan porque creen que tu trabajo vale la pena, y eres buena y eres creíble, me dimensiona. La oportunidad y la experiencia de trabajar en el extranjero me enriquece muchísimo como actriz y conocer a otras personas y otros productores, me abre un abanico de oportunidades, eso es lo primero. En segundo lugar, el guión me parece muy atractivo, porque sé que a la gente le va a gustar. Cuenta la historia de narcotraficantes puertorriqueños, de nuestra época, muy recientes, por eso nos interesa a todos y nos va afectar a todos porque nosotros vivimos eso. Estoy muy halagada y lo hice lo mejor que pude, no solamente para quedar bien conmigo misma, sino también la República Dominicana.


¿Dudaste al principio para actuar en este filme inspirado en la vida del capo Figueroa Agosto?


Al principio, realmente dije lo voy a hacer, pero luego de comentarlo, cosa que no suelo a hacer por lo que pasó, algunas personas me cuestionaron: ¿tú crees?, tú has llegado muy lejos, has luchado tanto para estar a otro nivel. Les dije: un momento, yo estoy interpretando a un personaje, se trata de una actuación, aquí no es que yo estoy con un narcotraficante de verdad. Entonces si la gente eso no lo entiende, no es el tipo de gente que a mí me interesa que me siga, porque yo no trabajo para estúpidos, yo toda la vida he hecho un televisión inteligente, entrevistas con contenido inteligente para gente que piense. No trabajo para estúpidos, el que piense así que no me siga y que piense lo que quiera. Para mi es loable y es un trabajo al que le doy muchísimo valor, interprete a quien interprete y eso es lo que yo entiendo que la gente tiene que ver.


¿Qué papel nunca realizarías?


No haría un papel con el que yo no me sienta bien o no esté de acuerdo. Interpreté un travesti que tenía una relación con una mujer en un momento, y por eso yo no soy ni travesti, ni soy lesbiana ni nada por el estilo. Mientras me llame la atención el personaje y que crea que le puedo sacar partido, pues soy capaz de cualquier cosa. El actor es atemporal, asexual y amoral, si tienes conflictos con esas tres cosas, entonces no actúes, porque tu no vas a estar actuando, vas a tener problemas con tu personaje. Creo fielmente en esas tres cosas, el que no entienda eso que no actué, o que no vaya al teatro. Hay gente que se ofende cuando va a ver “Monólogos de la Vagina”, se ofende y se va.


¿Harías un papel pornográfico?


No, yo no haría eso, porque dije que no haría nada con lo que no esté de acuerdo, y para mí eso no es actuación, eso es pornografía.


¿Cómo está el corazón de Georgina Duluc?


Que te digo [risas], eso está tranquilo, [risas] bien.


¿Sola Georgina?


¡Y hace cuantos años tengo yo sola! Lo que pasa no es que yo no le guste a la gente, es que me tiene que gustar a mí, y hace mucho tiempo que eso no pasa.


Pues eres muy exigente


Si supieras que no, al momento que vaya a llegar esa persona las exigencias se olvidan, pero no ha llegado esa persona.