AVPara que la avicultura del país pueda competir dentro del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica tendría que reconvertir sus galpones avícolas y contar con energía eléctrica constante, para lo cual tendría que invertir US$197 millones.


Así lo afirmó el consultor avícola Enriquillo Rivas, quien advirtió que el 2015 marca el inicio del fin de un añejo proteccionismo.


A partir del 1 de enero de ese año, 207 productos agropecuarios entre ellos el pollo procesado y la leche, tendrán derecho a volcarse al caudal de mercancías alimenticias a ser importados por la libre. Igualmente los despojos de carnes (MDM), que afectan muchísimo la industrialización de embutidos.


Dijo que sólo en el rediseño de más de 2,100 gallineros hay que hacer una inversión estimada en US$137 millones y otros US$60 millones en estructuras y energía renovable (sol y metano).