imageBagdad (EFE).- Más de 200 supuestos terroristas murieron en un bombardeo de la aviación militar iraquí en la zona de Al Saqlauiya, en la provincia de occidental de Al Anbar, informó hoy el Comando de Operaciones del Ejército en esa región.


El ataque aéreo contra los extremistas fue perpetrado cuando estos realizaban una especie de desfile militar cerca de la ciudad de Faluya, que está bajo el control de la insurgencia suní desde enero pasado.


Las Fuerzas Armadas iraquíes anunciaron que 56 supuestos terroristas murieron y 21 resultaron heridos en las últimas 24 horas en una serie de operaciones militares en la provincia de Bagdad, para evitar el avance de la insurgencia suní.


En una rueda de prensa, el portavoz de Operaciones de Seguridad de Bagdad, Saad Maan, señaló que solo en la zona de Ibrahim Ben Ali, en la frontera con la región de Al Anbar, resultaron muertos 30 extremistas.


La actuación militar en esta zona causó también heridas a 20 combatientes y la destrucción de cuatro vehículos utilizados por los insurgentes, liderados por el yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).


Otros quince supuestos terroristas perecieron en la zona de Sheij Amer, y diez murieron en una emboscada en Latifiya, en el sur de la provincia.


El portavoz explicó que las fuerzas de seguridad desactivaron además dos bombas, una en el barrio Al Amel y otra en Hamid Shaaban.


Por otro lado, Maan desmintió las informaciones publicadas sobre ataques contra el aeropuerto internacional de Bagdad que habrían provocado la suspensión de vuelos.


El portavoz de las Fuerzas Armadas, Qasem Ata, afirmó ayer que la situación en Bagdad está “totalmente controlada” y que están llevando a cabo operaciones militares preventivas.


Ata también reveló que sus fuerzas habían matado a 279 terroristas en las últimas 24 horas en ataques en las provincias de Saladino (al norte de Bagdad), Diyala (este) y Nínive (norte).


Los rebeldes se han hecho con el control de varias zonas del norte del país, entre ellas Mosul -la segunda ciudad del país y capital de Nínive-, y amenazan con avanzar hasta Bagdad y los santuarios chiíes de Kerbala y Nayaf.