ontEl Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales  no emitirá en lo adelante permisos para fiestas y otras actividades en las zonas residenciales de las áreas urbanas con la finalidad de prevenir ruidos nocivos y molestos que  produzcan contaminación ambiental.



La información fue dada a conocer este jueves por la institución ambiental, que informó que trabajarán esa parte en coordinación con las alcaldías de las principales demarcaciones del país.


Precisa que la medida obedece al historial de  denuncias formales por contaminación sónica que se registra en la base de datos de la dependencia estatal.


La iniciativa está amparada en lo establecido en las leyes  64-00 sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales y la 287- 04 sobre Prevención, Supresión y Limitación de Ruidos Nocivos y Molestosos que Producen Contaminación Sónica, entre otras reglamentaciones.


Indica que conjuntamente con la medida, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, los ayuntamientos municipales y la Policía Municipal iniciarán, asimismo, una novedosa campaña de concienciación ciudadana para regular los ruidos molestosos y dañinos al medioambiente y la salud.


Explica que la campaña se denomina “La cultura del ruido y los medios de acciones: El ruido nos mata lentamente”, que consiste  en educar a la población sobre cuáles son los estándares adecuados de contaminación sónica en la República Dominicana.


Entre las recomendaciones  que están contenidas en un manual educativo, figuran los  niveles de contaminación sónica que deben establecerse, categorías por áreas y los horarios en diferentes escenario del  territorio nacional. Por ejemplo, indica el instructivo, que en zonas próximas a bibliotecas el nivel de decibeles recomendado es de 55 diurno y 50 nocturno, mientras que en residencias corresponden 60 diurnos y 50 nocturnos y en residencias con comercio, 65 decibeles diurno y 55 nocturno.


Exhorta a la población seguir las instrucciones recomendadas por las autoridades ambientales a los fines de evitar molestias graves, riesgos y pérdida de la audición en los casos a partir de los 90 decibeles.