ejeNUEVA YORK.- James Merrill, uno de los principales ejecutivos de TelexFree, empresa acusada de una estafa pirámide de más de $1.000 millones de dólares en Estados Unidos, República Dominicana y Brasil, fue liberado de la cárcel esta semana por un juez federal, con una fianza de $900.000.


Merrill, de 53 años de edad, quien fue arrestado en Massachusetts, estuvo preso durante cinco semanas y junto a su cómplice, el brasileño estadounidense Carlos Wanzeler, quien huyó a Brasil donde no hay tratado de extradición con Estados Unidos, es imputado de ser responsable de la estafa que en la República Dominicana, afectó a 150.000 víctimas.


El magistrado Timothy S. Hillman, dijo que concedía la fianza, porque los fiscales no pudieron demostrar que Merrill, representa un riesgo de fuga.


Entre las condiciones de la libertad bajo fianza, al presunto estafador, se le colocó un brazalete electrónico con GPS para monitorear sus movimientos, no podrá salir de su área de vivienda, sin previo permiso de las autoridades o justificación.


Deberá estar todos los días en su casa, entre 8:00 de la noche y 8:00 de la mañana y se le confiscó el pasaporte, además de comprometerse a presentarse en los procesos judiciales.


Tampoco, puede tener contacto con ninguno de los otros acusados.


La fianza, el juez la aceptó con la garantía de una casa de su hermana Julie Merrill Wisell y la casa de un amigo.


Robert Goldstein, abogado de Merrill, dijo que cliente está firme en defender su inocencia y señaló que la decisión del juez para liberar al acusado con fianza, “es jurídicamente inatacable”.


Merrill, de 53 años de edad, residente en Ashland (Massachusetts), fue detenido en el sector de Dorchester (Boston) por agentes federales y se emitió una orden de arresto contra Carlos N. Wanzeler, segundo socio en importancia de la compañía, y al que se le declaró fugitivo.


Las autoridades informaron que el FBI está buscando activamente a Wanzeler, de quien se cree, huyó a Brasil.


El ejecutivo de TelexFree, de 45 años de edad, es ahora un prófugo de la justicia norteamericana. Wanzeler, residía en Northborough (Massachusetts).


Los hombres fueron acusados de conspiración para cometer fraude electrónico, de acuerdo con los cargos presentados el viernes en la Corte Federal en Worcester.


“El alcance de este supuesto fraude es impresionante”, dijo la fiscal federal Carmen Ortiz en un comunicado. “Estos acusados idearon un plan que cosechó cientos de millones de dólares de personas trabajadoras en todo el mundo.”


Las víctimas de TelexFree en Estados Unidos, son inmigrantes de Brasil y la República Dominicana, y fueron reclutados por otros miembros de sus comunidades que se jactaban de las enormes sumas de dinero que estaban ganando por el simple trabajo de promoción de un servicio de telefonía por Internet.


La Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (SEC) y el Secretario de Estado de Boston, William F. Galvin están investigando a TelexFree.


La SEC congeló los activos de la compañía el 16 de abril y presentó una demanda civil, dos días después de que la empresa se declaró en quiebra.