diEl diputado de Villa Altagracia, Manuel Díaz, acusó ayer al  fiscal de esa jurisdicción Juan Medina de los Santos, de ser un delincuente y el responsable de la fuga de cuatro reclusos acusados de sicariato.


El legislador reveló que le había explicado la situación al Procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito,  pero éste no hizo nada. “Lo digo y la ratifico sin importar las consecuencias”, proclamó el diputado del PLD ante el pleno de la cámara, donde goza de inmunidad parlamentaria.


Aseguró que ese fiscal ” suelta a narcotraficantes por dinero y no atiende sus labores”.


Dijo que Medina  fue sacado de la provincia de Samaná por la misma situación y a solicitud del senador local, Prims Pujals, quien habló directamente con el presidente de la República.


Agregó que lo mismo le sucedió en la provincia de Santo Domingo, donde estuvo.


“¿Y por qué no me lo sacan de Villa, si hasta le envié una carta al procurador?”, se preguntó el legislador.


Sobre la fuga de Isael Andrés Rosario,  Andy Martínez Valdez, Elvis Félix Alcántara y Jacinto Reyes Guzmán, acusados de matar a tres hombres y quemar los cadáveres  en la loma Los Mogotes, de Villa Altagracia, quienes escaparon cuando eran trasladados a la cárcel de Najayo desde la Fiscalía de Villa Altagracia, aseguró que el cómplice fue el fiscal.


“Fue él que le entregó las armas y le permitió la fuga, hace meses que se venía planeando”, aseguró.


La justicia


Díaz  consideró, además, que el sistema judicial en la provincia de San Cristóbal está corrompido y lo calificó como “un estercolero”. “Ahí todo se paga y se obtiene su libertad”, proclamó, al tiempo que pidió un combate mas energético contra los delincuentes.


Aseguró que no solamente está de acuerdo con que le “den pá bajo” a los delincuentes, sino que “lo guinden en un paredón en un parque público”.


“No nos van a mamar el dedo, nosotros como diputados debemos tomar acciones”, indicó.


Dijo que se debe tomar el ejemplo de países como Venezuela, Salvador y Honduras y se podrá ver que aún el país está bien.