haiSantiago, República Dominicana, 23 jun (EFE).- Las redes de centros sociales de la Compañía de Jesús y la de Jesuitas con Migrantes (RJM), llamaron hoy la atención del Gobierno haitiano, a través de sus funcionarios consulares, por la inactividad que están manteniendo para proveer de mínima documentación de identidad a sus nacionales.



“Actualmente, por cooperación multinacional se ha provisto a Haití tanto de recursos tecnológicos como financieros, destinados a la ejecución y provisión de un paquete de documentos a sus nacionales, compuesto por extracto de acta de nacimiento, cédula de identidad y pasaporte, todo por un costo general de 50 dólares”, expresaron las entidades.


Asimismo, dijeron que se ha dotado a las autoridades haitianas de las herramientas necesarias para que se adecúen consulados móviles (tres micros destinados para recorrer todo el país) a ese plan de provisión de documentos.


Sin embargo, señalaron que hasta ahora se desconoce a ciencia cierta la fecha en que todo esto se comenzará a desarrollar, a pesar de que institucionalmente “hemos generado ya cuatro entrevistas personales con las altas autoridades haitianas”.


Subrayaron que en la actualidad, el Estado haitiano cobra 50 dólares por acta de nacimiento, y 80 por pasaporte, y las cédulas no se están gestionando.


“Un pequeño trámite de documentos se torna en una real carga financiera para la colectividad, que en su gran mayoría se encuentra en una delicada situación de vulnerabilidad”, criticaron.


Las entidades denunciaron que a pesar de los esfuerzos institucionales, no se logran significativos avances.


En este sentido, culparon a la cúpula política haitiana, que “ha centrado esfuerzos en la campaña electoral legislativa para el próximo mes de octubre, así como para las presidenciales de 2016, por lo que todas las temáticas relacionadas con la población haitiana residente en nuestro país han quedado prácticamente abandonadas”.


Las entidades recordaron en un comunicado que si un nacional haitiano no cuenta con un documento de identidad personal emitido por las autoridades de su país, “le resultará imposible postular al plan de regularización de extranjeros”, lo que hace fracasar cualquier intento nacional por sanear situaciones de décadas.


Señalaron que se percibe claramente la pasividad del Estado haitiano con situaciones de sus connacionales, así como un desmesurado interés por captar ingresos económicos, que a la luz de la situación socio-económica de los haitianos en la República Dominicana resulta injusto.


“Requerimos pública y formalmente a través de un profundo llamado de atención, como lo han hecho también organizaciones de la sociedad civil de Haití como GARR, que de una vez y por todas las autoridades haitianas seriamente tomen cartas en el asunto mediante una actitud proactiva a fin que sus compatriotas no pasen más penurias.


Solicitaron que se den respuestas serias a sus necesidades para acogerse al plan de regularización, y aprovecharon la ocasión para poner a disposición los centros sociales para apoyar los procesos de documentación.