140522085658-passport-forfeit-620xa Cada vez más miembros de la élite global acaudalada están diciéndole adiós a sus países de origen y ubicándose en otros lugares en un esfuerzo por preservar su riqueza.


Los destinos populares como Chipre, España y Australia tienen programas que ofrecen un camino a la ciudadanía o residencia permanente… para quienes puedan pagarlo.


Ahora mismo, los programas para inversionistas inmigrantes están disponibles en aproximadamente 20 países alrededor del mundo, entre ellos Estados Unidos, Europa, y naciones isleñas en el Caribe. Más países se sumarán, especialmente a medida que aquellos que aún se tambalean debido a la crisis financiera buscan activar sus economías.


Mientras algunos individuos pueden mantener su estatus de ciudadanía en sus países de origen, otros que provienen de naciones que no permiten una ciudadanía doble deben entregar sus pasaportes para adoptar un nuevo país.


En años recientes, “han habido muchos países que ofrecen programas para inmigrantes inversionistas enfocados en individuos acaudalados”, según un informe realizado por Arton Capital, una compañía que aconseja a los gobiernos e individuos respecto a tales programas y Wealth-X, una compañía de investigación. “Como una simple inversión, algunos de estos son muy atractivos para los individuos que tengan un valor neto sumamente alto”.


Esto es porque los programas son bastante asequibles para las personas más ricas del mundo. Las inversiones requeridas oscilan entre los 500.000 hasta varios millones de dólares, y a menudo son “una fracción muy pequeña del valor neto de una persona”, dijo Mykolas Rambus, director ejecutivo de Wealth-X.


Bulgaria, por ejemplo, requiere que los inversionistas mantengan 700.000 dólares en bonos del gobierno durante cinco años, mientras San Cristóbal y Nieves en el Caribe requiere de una inversión de 400.000 dólares en bienes raíces o en la industria azucarera de la nación. Otros países exigen fuertes compras de propiedades, en las que se ponen unos cuantos millones en depósito en un banco nacional o en proyectos que apoyan la creación de empleos.


Hace una década, sólo existían unos cuantos de estos programas. Ahora, a medida que nuevos países se unen a la lucha, más o menos 20.000 individuos ricos se apresuran a aplicar cada año, a menudo con la esperanza de preservar su riqueza.


Si bien los bajos impuestos sobre la renta a menudo son una ventaja, algunos aspirantes también buscan evitar los impuestos sobre sucesiones. Durante los próximos treinta años, los hijos de los súper ricos van a heredar más de 16 billones de dólares.


Otros incentivos incluyen acceso a una mejor educación, un deseo de escapar de la inestabilidad política, viajes libres de visas a más países o mayores estándares de vida, dijo Armand Arton, presidente de Arton Capital.


En casos extremos, los individuos más astutos incluso podrían evadir impuestos al ir de un lugar a otro por el mundo armados con múltiples ciudadanías y permisos de residencia. Es posible “pasar algunos días aquí, otros días allá… y si te sigues movilizando, nunca estableces un período suficientemente largo como para estar sujeto a impuestos por una residencia permanente”, dijo David Kuenzi, fundador de la consultoría de inversiones Thun Financial.


La mayoría de inversionistas inmigrantes vienen de Medio Oriente, seguidos por India y China, dijo Arton. Y más rusos acaudalados han preguntado sobre estos programas últimamente, dada la inestabilidad política en esa región.


Europa continúa como el destino más popular, seguido por las naciones isleñas del Caribe, donde algunos países no recaudan impuestos sobre los ingresos personales, ganancias de capital o impuestos de sucesión. Mientras esas dos regiones son populares con los inversionistas de Medio Oriente, los chinos parecen ser los más atraídos al sueño americano, dijo Arton. El programa de Estados Unidos también es atractivo, ya que ofrece una tarjeta de residencia permanente, una mejor alternativa para los chinos, a quienes les prohíben la ciudadanía dual.


De hecho, los chinos ahora representan el 80% del programa de inversionistas inmigrantes, según un análisis realizado por CNNMoney sobre datos del gobierno.


“Para quienes se consideran ciudadanos del mundo y tienen una buena cantidad de riquezas, esto se está convirtiendo en algo indispensable”, dijo Rambus.