absAusentismo laboral de hasta 40 por ciento del personal está generando el virus de la chikungunya en las industrias y centros de salud, creando trastornos en el desenvolvimiento de los servicios, revelaron ayer directores de hospitales y el pediatra intensivista experto en el manejo de la enfermedad, Edgar Alam Vargas.



Hospitales como la Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia y el Padre Billini, reportan 83 y 60, respectivamente, casos de servidores entre personal de salud y administrativo con licencia médica por los síntomas de las chikungunya, lo que les está generando problemas para cubrir determinadas áreas.


En tanto, Alam Vargas reveló que hay industrias que reportan ausentismo laboral en más del 40 por ciento de su personal y que incluso hay escuelas en que en una aula sólo asisten tres y cuatro estudiantes. En este último renglón, dijo, los estragos se sienten menos en estos momentos porque la mayoría de los alumnos están de vacaciones.


Los médicos Víctor Calderón, Rafael Rojas y Roberto Lafontaine, directores de los hospitales Maternidad La Altagracia, Padre Billini y Francisco Moscoso Puello, respectivamente, señalaron que los mayores estragos del virus se sienten entre el personal que labora en esos centros.


Calderón dijo que en la maternidad hay actualmente 82 personas con el virus, entre médicos, enfermeras y personal administrativo. “El domingo pasado sólo teníamos tres personas de limpieza para todo el hospital, porque los demás estaban enfermos”, dijo.


Asimismo, Rojas dijo que en el Padre Billini la afluencia de pacientes con síntomas de chikungunya no es alta, pero que sí se siente mucho entre el personal cuyo número de licencia va por 60, sobre todo de servicio y enfermería, lo que trastorna el desenvolvimiento de los servicios.


En tanto, Lafontaine dijo que en el Moscoso Puello el ausentismo laboral también se siente, porque diariamente recibe el informe de empleados que no asistieron a sus labores porque padecen del virus.


Alam Vargas dijo que en algunas industrias el ausentismo laboral supera hasta el 40 por ciento, ya que la intensidad de los síntomas, lleva a los pacientes a dejar de asistir al trabajo.