liSANTO DOMINGO.- Para incorporar al sistema de facturación de las empresas distribuidoras a todos los usuarios del servicio de energía, se requiere , en los próximos cuatro años, la rehabilitación de 4,536 kilómetros de redes de media y baja tensión a nivel nacional, lo que implica una inversión de US$490 millones.


Los datos y las cifras en ese sentido, aparecen  en el Plan Estratégico elaborado por la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), para ejecutarse en el período 2013-2016, programa que persigue de manera paralela la normalización de 700 mil clientes y/o usuarios del servicio.


El programa diseñado por la CDEEE, bajo la vicepresidencia ejecutiva del licenciado Rubén Jiménez Bichara, está compuesto por varias soluciones integrales, tales como: la rehabilitación de las redes y la normalización de los clientes.


Asimismo, prevé la ampliación de la plataforma de tele-medición y macro-mediciones para el aseguramiento de la energía servida, así como la gestión social focalizada para promover la cultura de pago, uso racional de la energía y prevención del hurto.


Para la concretización del referido programa se llevará a cabo un levantamiento o censo con el objetivo de proporcionar una plataforma de información actualizada de la infraestructura eléctrica nacional, los clientes y usuarios, que permita la elaboración de planes de acción para la gestión eficiente del negocio de las empresas distribuidoras de electricidad.


En ese orden de ideas, el programa de mejoramiento del sistema de distribución de electricidad consiste en la construcción y repotenciación de subestaciones de distribución y circuitos de media tensión, así como la instalación de equipos de regulación.


El programa en cuestión contempla la construcción 34 nuevas subestaciones de distribución; repotenciación de otras 27 subestaciones existentes, además de la construcción y adecuación de 1,194 kilómetros de red de media tensión, y  la adquisición de 2 subestaciones móviles; y otras acciones para el uso eficiente de la red, como son la regulación de tensión, disminución de reactivos y conectividad de redes.


La inversión requerida para ejecutar el programa de expansión de la distribución asciende a unos US$220 millones.