cardEl cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez consideró ayer que la construcción de un muro en la frontera con Haití, con el fin de fortalecer el control migratorio en el país, no sería una solución a la llegada ilegal de miles de haitianos, sino un factor que provocaría más conflictos con esa nación.


“Eso es un asunto muy conflictivo, eso sería añadir más leña al fuego, que no creo que solucione el problema, no”, alegó.


El arzobispo metropolitano de Santo Domingo entiende que hasta ahora la opción más conveniente y que podría arrojar mejores resultados es dar seguimiento al Plan Nacional de Regularización, que fue iniciado a principios de este mes para regular el estatus migratorio de miles de inmigrantes ilegales en territorio dominicano, quienes en su mayoría son haitianos, y que ha logrado la acogida de más de 55,000 personas.


Control Migratorio


“Tratemos de regularizar con las leyes, que siga adelante el proceso, eso es lo que hay que hacer”, destacó.


La resolución presentada a la Cámara de Diputados como de alta prioridad nacional para el control migratorio en la frontera con Haití, propone levantar un muro con pasos fronterizos para las entradas y salidas y la carretera que enlace la región fronteriza en el eje norte-sur, una idea del diputado por la Fuerza Nacional Progresista (FNP), Vinicio Castillo Semán.


El tema ha desatado controversia por las opiniones a favor y en contra de varios sectores, funcionarios y políticos y la semana pasada la Comisión de Desarrollo Fronterizo de la Cámara de Diputados comenzó el estudio de esa resolución. Se anunció que como parte de los trabajos se contempla realizar una revisión en la zona fronteriza para ver el muro iniciado hace un tiempo por el Gobierno haitiano en la provincia Elías Piña y conocer la opinión de los residentes del lugar.