La Asociación Mundial de Psiquiatría (WPA) y la Asociación Psiquiátrica de América Latina (Apal), advirtieron este viernes que la crisis económica es el principal factor de enfermedades mentales en América Latina, sobre todo en países muy pobres como República Dominicana.


En una conferencia dictada en el XVIII Congreso Centroamericano de Psiquiatría, del que el país es sede, el presidente de la WPA, Pedro Ruiz, manifestó que esa situación se agrava con la explotación laboral y la exclusión.


“En una investigación reciente hecha en la ciudad de Nueva York, se encontró que cada vez que aumentaba 1% el desempleo, subían también el suicidio y el homicidio”, citó.


Manifestó que esa situación representa uno de los grandes retos que enfrentan los profesionales latinoamericanos de esa rama, ya que la mayoría de los pacientes de escasos recursos no tienen acceso a un tratamiento apropiado.


Asimismo, el presidente de la Apal, Alfredo Cía, destacó que nueve de cada diez personas que padecen problemas de salud mental no son diagnosticadas ni tratadas adecuadamente y que muchas no llegan nunca a una consulta porque ignoran o minimizan su padecimiento. Otros recurren a servicios de asistencia primaria.