Mucho se advierte sobre el mal hábito de fumar cigarrillos, pero ante los oídos sordos del común de la gente, un médico chino decidió demostrar en crudas imágenes, los estragos que causa el respirar el humo del tabaco.


Para el experimento, el galeno Yan Chai, del hospital de Hong Kong, utilizó dos pares de pulmones de cerdo. A unos se les aplicó una bomba de aire limpio y, a los otros, una que incluye el humo resultante de fumar 60 cigarrillos.


El video fue subido a YouTube y en él muestra resultados más que espectaculares.


Según recoge la ABC.es, los órganos que recibieron aire limpio terminaron con una tráquea de color rosado, mientras la que «respiró» el humo de los cigarros quedó con un tono marrón oscuro y los pulmones se tornaron amarillentos.