chatUna caja de hierro oxidada sobre cuatro neumáticos lisos es la apariencia de gran parte de los vehículos de transporte público que transitan por las calles de la ciudad Santo Domingo.



Con puertas y asientos deteriorados, luces traseras y manubrios rotos, las “chatarras” se imponen en gran número de vehículos del transporte público, y que debido a su mal estado parecen burlar los controles de inspección de la Dirección General de Tránsito Terrestre (DGTT), que debe verificar que estén en condiciones óptimas como plantea la Ley 241.


En un recorrido realizado por LISTÍN DIARIO, se observaron más de 60 vehículos chatarras, en su mayoría del transporte público, en las principales vías y paradas de rutas.


Unas 22 guaguas, 34 carros de concho y unos cuatro camiones se desplazaban por las calles sin las condiciones necesarias que la ley establece para poder circular.


Para las personas que utilizan el transporte público, las condiciones de deterioro de los vehículos representan un peligro para sus vidas y un factor de accidentes de tránsito.


“No están aptos para estar circulando en las calles, además de que pueden provocar accidentes”, expresó Juan José de Jesús Castro, quien esperaba un vehículo del transporte público en el sector Los Mina, Santo Domingo Este.


Otros usuarios consideraron que no se les brinda un buen servicio y que corren el riesgo muchas veces de llegar a su destino con la ropa rota, debido a los esprines que salen de los asientos.


Violan ley


Según el director general de la DGTT, Luis Estrella, a los vehículos chatarras no se les otorga la revista vehicular, por lo que consideró que los que transitan en las calles están sin el impuesto y aquellos que sí tienen el documento, lo han obtenido de manera fraudulenta.


El funcionario dijo que han tomado una serie de medidas para evitar que obtengan la revista por otros mecanismos. Explicó que la Ley 241, dice que puede ser retirada la revista a todos los que adquieran el documento con métodos fraudulentos, acción que está a cargo de la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet), mientras que la entidad que puede sacar de circulación al vehículo es la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).


Estrella indicó que la institución ha otorgado 750 mil revistas y que el número apto para obtenerla es un millón de vehículos, de los más de tres millones que tiene el parque vehicular.


Consideró que la cultura de dejar todo para último minuto y violar la ley, es la razón por la que aún no se completa el número de vehículos con revista.


Sostuvo que cada institución tiene su función y entiende que la ley 241 es una legislación atrasada que data desde hace 46 años.